Blogia
La Voz de Gran Canaria

García Navarro: "Si yo fuera el entrenador de la Unión Deportiva dimitiría"

García Navarro: "Si yo fuera el entrenador de la Unión Deportiva dimitiría" La labor de David Amaral al frente de la UD Las Palmas ya empieza a estar cuestionada. Este lunes, a la entrada de la reunión que el Consejo de Administración mantuvo este lunes, Manuel García Navarro -presidente del club- no dudó al señalar que "si yo fuera el entrenador del equipo dimitiría". Los dos próximos partidos, ante Getafe y Real Madrid B, suenan a ultimátum para Amaral.

La derrota en Vecindario ha dejado contra las cuerdas a David Amaral. Sus horas al frente de la UD Las Palmas, incluso, podrían estar contadas. Manuel García Navarro, presidente del club amarillo, envió un claro mensaje al entrenador de su equipo. “No soy el técnico de la Unión Deportiva, pero si lo fuese yo dimitiría”, afirmó el máximo dirigente de la entidad grancanaria a Televisión Española a la entrada de la reunión que el Consejo de Administración, que él dirige, mantuvo este lunes.

Varias horas después, y al término de la reunión de la directiva, García Navarro ratificó sus palabras e insistió en que si estuviera al frente de la plantilla dejaría el cargo. "Los resultados no acompañan. No hablo de un ultimátum, pero repito que si fuese el entrenador dimitiría. Es más, si la Unión Deportiva pierde ante el Real Madrid B, ustedes -en referencia a los periodistas presentes en la sede del club en Pío XII- pedirían la destitución del técnico", afirmó el presidente de la entidad amarilla".

Los consejeros Manuel Aguiar y Carlos Álvarez, que en su día habían presentado la dimisión y que continuarán en la directiva hasta la próxima junta de accionistas del club, se reunirán este martes con Amaral, aunque García Navarro quiso dejar claro que la visita de los directivos no sería para trasladar un "ultimátum" al técnico tinerfeño.

Tras nueve jornadas de liga, la UD ocupa la undécima posición. El equipo amarillo, que sólo ha sido capaz de ganar dos encuentros en el comienzo de la temporada, ya está a seis puntos de distancia de los puestos que a final de la campaña darán acceso a las eliminatorias de ascenso y el Real Madrid B, líder del Grupo I de Segunda B y próximo rival en liga del conjunto grancanario, le aventaja en trece.

Varios consejeros de la UD, este lunes, consideraban la posibilidad de destituir al técnico tinerfeño, aunque es probable que se le dé un margen de confianza en los dos próximos encuentros oficiales que disputará el equipo esta semana: este miércoles, ante el Getafe, en Copa del Rey, y el próximo domingo ante el Real Madrid B. Hay que recordar que la primera opción de García Navarro para ocupar el banquillo del conjunto amarillo este verano era Benigno Sánchez Yepes y no David Amaral. El resto del Consejo, sin embargo, forzó al presidente a contratar al técnico tinerfeño.

El equipo amarillo 'naufraga' ante los conjuntos canarios

La UD Las Palmas está firmando un inicio de temporada decepcionante. El equipo amarillo, en el primer cuarto de competición, ya se ha descolgado de la cabeza: tiene los puestos que dan acceso a las eliminatorias de ascenso a seis puntos de distancia y el líder, el Real Madrid B, le aventaja en trece puntos.

Y donde más puntos se ha dejado la UD en el camino ha sido, precisamente, en Canarias. El equipo amarillo se ha enfrentado ya a tres conjuntos del archipiélago y no ha sido capaz de derrotar a ninguno. En la primera jornada de liga, jugando como visitante en el estadio de Gran Canaria, perdió con el Universidad (1-0). Siete días después, ya como local, la escuadra de Amaral no pasó del empate ante el Playas de Jandía -Carmelo desperdició un penalti en el último minuto (0-0)-.

Este domingo, la maldición de la UD con los equipos canarios aumentó en Vecindario. El equipo amarillo, con superioridad numérica con respecto a su rival, cayó en Santa Lucía (3-2). Amaral ya empieza a estar cuestionado."

Amaral planta cara a García Navarro

David Amaral no recoge el guante que le lanzó este lunes Manuel García Navarro. No sólo no piensa dimitir sino que le devuelve al presidente el órdago: "No admito recados ni mensajes de nadie, y menos en público", advirtió este martes el entrenador de la UD Las Palmas. Amaral lamenta que García Navarro no se haya dirigido primero en privado a él antes de invitarle a dimitir. Y asegura que es decisión del Consejo, y no suya, apartarlo del banquillo amarillo.

La Copa del Rey llega a Gran Canaria cargada de sal y pimienta. Este miércoles la UD Las Palmas se mide a partido único al Getafe (21.00 horas, estadio de Gran Canaria) y en la jornada previa a la cita copera se habló de todo menos del partido.

Sobre todo en la rueda de prensa de David Amaral, que respondió con contundencia a la invitación que le hizo el lunes el presidente García Navarro: "Si yo fuera entrenador de la Unión Deportiva, dimitiría".

Amaral dijo este martes que "a mí me gustaría que, de la misma manera que se lo ha comunicado a ustedes [la prensa], me lo hubiera dicho a mí primero", porque "mandar mensajes o recaditos por la prensa no me parece correcto".

El entrenador amarillo apuntó que este tipo de declaraciones no son buenas "por la sencilla razón de que de una manera un poco fácil se debilita la figura del entrenador ante la situación y eso generalmente suele ocasionar un problema que normalmente sale mal". David Amaral dejó claro que "la decisión la tiene el Consejo, con el presidente a la cabeza, y es una decisión absolutamente suya".

Ante el ultimatum velado lanzado por García Navarro este lunes de destituir al técnico si no se gana este miércoles al Getafe y el domingo al Real Madrid B, Amaral indicó que "siempre he dicho que los proyectos están basados en una confianza, en dejar trabajar y no al primer chillido, las primeras declaraciones o al mal resultado, deshacer todo lo bueno".

Amaral admitió que "todo el mundo está cabreado por la derrota del domingo, empezando por los futbolistas y la afición, pero lo que tenemos que hacer es unir fuerzas en momentos fastidiosos y tratar de salir para delante, porque tratar de abrir grietas o hacer fisuras en un proyecto que está un poquito débil yo creo que sería contraproducente".

El entrenador amarillo afirmó que "la dimisión ni me la he planteado ni se me ha pasado por la cabeza", ya que el motivo de dimitir sería "si se pierde el control o hay un desorden o no se ve un progreso" en el equipo por parte del entrenador, que insistió en que "es una decisión del Consejo cuando se toman ese tipo de declaraciones".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres