Blogia
La Voz de Gran Canaria

El Cabildo da por extinguido el fuego e inicia el recuento de daños en Lagunetas

El Cabildo da por extinguido el fuego e inicia el recuento de daños en Lagunetas

Oficialmente extinguido. Medio Ambiente ultima una reforestación en Cruz de Tejeda que ya tenía prevista.

Antonio José Fernández

El Cabildo de Gran Canaria dio ayer por apagado el incendio que desde el pasado jueves mantenía en vilo a la población isleña. De las voraces llamas que fueron capaces de arrasar con unas 70 hectáreas (diseminadas por un perímetro de 450) ya no queda rastro. El trabajo desarrollado por las brigadas forestales, los bomberos, los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad y la Unidad Militar de Emergencias (UME), unido a una borrasca que ha traído frío, bruma y lluvia hasta la cumbre, se encargaron de que lo que toque a partir de ahora sea sólo el recuento de daños.

Los principales daños causados se localizan en el barrio de Las Lagunetas, en la Vega de San Mateo, donde dos viviendas quedaron totalmente calcinadas y otra media docena de casas y alpendres, junto a infinidad de pequeñas fincas agrícolas y ganaderas, sufrieron en distinta proporción los embates y consecuencias del fuego.

El ministro de Turismo, Industria y Energía, José Manuel Soria, quiso visitar ayer una de las zonas afectadas, la de la Cruz de Tejeda, en compañía del presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna; su consejera de Medio Ambiente, María del Mar Arévalo; y la delegada del Gobierno en el archipiélago, Mari Carmen Hernández Bento.

Allí Soria avanzó que el gabinete que preside Mariano Rajoy tiene las "puertas abiertas" a la posible creación de líneas de ayudas económicas a los afectados. Una tarea para la que también se ofrecieron Bravo -"en función de la disponibilidad de nuestro presupuesto", matizó- y, desde un día antes, el titular del Ejecutivo autonómico, Paulino Rivero (CC).

Los dirigentes populares se plantaron a media mañana de ayer a las puertas de un gélido Parador -no más de nueve grados centígrados y una persistente llovizna- para ver con sus propios ojos el daño que había causado el fuego, iniciado en un camino real ubicado detrás de los puestos donde se ofertan desde ponchos a almendras, quesos y mazapanes.

Arreglos

Con los propietarios de estos quioscos, que escaparon milagrosamente de las llamas, estuvieron departiendo las autoridades durante varios minutos mientras operarios de una empresa de telecomunicación proseguían con los trabajos de reposición de un cableado que no esquivó el particular infierno en el que se transformó la cumbre.

Soria y Bravo pusieron en valor el trabajo desempeñado por los distintos equipos implicados en la extinción del incendio. "Ha habido una coordinación perfecta", apuntó el presidente del Cabildo, quien adelantó que la corporación insular ya ha iniciado la evaluación de los daños sufridos. Un capítulo en el que también tendrán mucho que decir las aseguradoras de los dueños de los bienes afectados.

Bravo también se congratuló de "la gran capacidad de recuperación" que tiene el ecosistema canario, "tal como quedó demostrado durante el incendio de 2007". Mientras, Arévalo avanzó minutos después que su departamento tenía previsto iniciar en breve una campaña de reforestación con laurisilva en las inmediaciones de Cruz de Tejeda.

Mucho movimiento

Desde el primer momento en el que se produjo el incendio, miembros del Servicio para la Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y del servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria iniciaron las pesquisas para tratar de esclarecer las causas del fuego. Una de las primeras medidas fue la toma de declaraciones tanto al personal del parador de Cruz de Tejeda, en cuyas cercanías se detectó el primer foco, como a los puesteros anexos.

Política de descartes

El trabajo desarrollado por los especialistas se lleva a cabo con la mayor discreción posible. De hecho, la delegada del Gobierno en las islas, Mari Carmen Hernández Bento, aclaró este sábado que aún no era posible anunciar cuál había sido el motivo por el que había comenzado a arder la Cumbre. "Lo que estamos haciendo es llevar a cabo una política de descartes. Y dentro de ese sistema sí que podemos decir que el fuego no se debió a ningún problema relacionado con las redes de cableado", sostuvo. El resultado de este trabajo, que no tiene fecha límite, podría afectar a cuestiones como las reclamaciones por daños y perjuicios.

La Provincia, 27-10-2013

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres