Blogia
La Voz de Gran Canaria

Gran Canaria, el desgobierno de la biosfera

Gran Canaria, el desgobierno de la biosfera

DOMINGO AFONSO MARTÍN

En junio de 2005 la isla de Gran Canaria fue declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera, incorporándose de esta manera a la Red Mundial de Reservas de la Biosfera conjuntamente con las islas de Lanzarote, La Palma y El Hierro.

La Biosfera es la parte de nuestro planeta donde se desarrolla la vida, incluyendo el aire, la tierra y los océanos. Es una creación colectiva de una variedad de organismos y especies que interactuando entre sí, forman la diversidad de los ecosistemas.

El Cabildo de Gran Canaria es el gobierno de la isla y por tanto el gobierno del pedazo de la Biosfera en que nos ha tocado vivir, por lo que esta institución debería velar por el aire, por la tierra y por el océano que nos rodea, contribuyendo con su labor a proteger la diversidad de especies, incluyendo la humana, que interactuamos en esta isla.

La declaración de Gran Canaria como Reserva de la Biosfera, que fue promovida por el Cabildo, se enmarca en el proyecto "el hombre y la biosfera", iniciado en 1970 por la UNESCO con el objetivo de conciliar la conservación y el uso de los recursos naturales, en la línea de lo que se denomina desarrollo sostenible

Sin embargo Gran Canaria es probablemente uno de los lugares más "insostenibles" del mundo, ya que nuestra dependencia energética y alimentaría del exterior es absoluta. A nadie se le oculta, que en caso de un aislamiento de las comunicaciones con el exterior, los más de 800.000 grancanarios, apenas tendríamos reservas alimenticias para una decena de días, y lo que es peor, nuestra total dependencia energética paralizaría la producción de agua potable también en pocos días con dramáticas consecuencias.

En este sentido una de las prioridades de Los Verdes en el Cabildo será la recuperación de nuestra soberanía alimentaria, entendiendo como tal conseguir el abastecimiento de una parte importante de los alimentos que necesitamos a partir de la producción local, respetando la diversidad productiva y cultural.

Se trata de trabajar a largo plazo para recuperar, en la medida de lo posible, la capacidad de autoabastecimiento de nuestra isla, y paralelamente de nuestro archipiélago, mediante técnicas ecológicas de producción, garantizando el acceso físico y económico a alimentos sanos y nutritivos.

Pero la consecución de la soberanía alimentaría de Gran Canaria no será posible sin una valorización de los productos del país, sin una recuperación de las prácticas y tecnologías tradicionales, sin asegurar la conservación de la biodiversidad y la protección de la producción local y sin garantizar el acceso de los agricultores al agua, la tierra, los recursos genéticos y a un mercado justo y equitativo.

Según Las Directrices de Ordenación del Paisaje Gran Canaria elaboradas en el 2005 por el Gobierno de Canarias Gran Canaria la isla de nuestro archipiélago más urbanizada, contando con un 20,8 % de "superficie artificial" (que incluye suelos urbanos, red de infraestructuras y áreas extractivas y espacios verdes).

La artificialización del paisaje de Gran Canaria es consecuencia clara de la virulenta política desarrollista que viene aplicándose desde hace años por parte de las distintas instituciones con responsabilidades de gobierno y sus apoyos empresariales en el desarrollo de infraestructuras y nuevos espacios urbanos. De modo que las líneas divisorias de lo urbano, lo rural y lo natural son cada vez más difíciles de establecer, puesto que al tradicional poblamiento disperso de las medianías reforzado con la incorporación de las mismas en los mercados de segunda residencia, se ha unido la urbanización difusa en torno a los núcleos poblacionales más importantes y a las zonas turísticas.

Insostenibles son las pretensiones de la actual corporación cabildicia de promover la construcción de 18 campos de golf o el desmesurado incremento de las camas turísticas previsto por el recién aprobado Plan Territorial Especial de Turismo de Gran Canaria.

El Cabildo no ha tomado ni una sola medida a favor del "aire" que respiramos los grancanarios. Seguimos lanzando "sin tino "gases de efecto invernadero a la atmósfera., a pesar de que esta no tardará en pasarnos factura, pues el calentamiento global nos puede afectar de manera brutal en las próximas décadas.

En este sentido nos comprometamos Los Verdes a buscar soluciones a la actual dependencia energética insular basándonos en una apuesta, sin límites, por las energías renovables. Ya hay proyectos en Canarias que buscan la autosuficiencia energética de las islas en base a la acumulación de la energía eólica o solar en forma de energía hidráulica aprovechando para ello las grandes presas de nuestras cumbres.

Nuestro Cabildo solo piensa en el mar para promover puertos deportivos, como el de Anfi Tauro que dañarán irreversiblemente un LIC de enorme valor natural. Frente a ello Los Verdes proponemos la realización de un esfuerzo en investigación y desarrollo para alcanzar un modelo sostenible de gestión de los recursos marinos locales y promover la declaración de la totalidad de la isla como una gran reserva marina destinada a la experimentación permanente de la sostenibilidad pesquera.

En definitiva, necesitamos un Cabildo que gobierne el pedazo de biosfera en que nos ha tocado vivir.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

karen -

no me gusta en nada la biosfera pero la imbestygo por obligacion del cole.

Anónimo -

vete a la mierda
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres