Blogia
La Voz de Gran Canaria

Las dos islas enemigas

Las dos islas enemigas

AMARANTO MARTÍNEZ DE ESCOBAR
14 de abril de 1910

Si véis que ultraja un bandido
con irascible furor
a una víctima que pide
socorro por compasión;
Decidme: ¿no sentiréis
ira en vuestro corazón
corriendo a salvar la víctima
de aquel bandido feroz?

Si dos personas disputan
por codicia, o con razón,
sobre bienes, cuya herencia
les corresponde a los dos:
¿no es justo partir los bienes
y aconsejar transacción,
y que vaya cada uno
con su santa bendición?

Si dos enemigos riñen
con africano rencor,
con un odio inextinguible
de secular tradición;
¿no es humano separarlos?
Pues entonces ¡vive Dios!

¿Cómo consiente el Gobierno
que dos islas como son
Gran-Canaria y Tenerife;
de una aliente la ambición
haciendo a Canaria esclava
de Tenerife baldón?
¿Para tamaña injusticia
existe alguna razón?

Si Gran-Canaria se basta
si no quiere más tutor,
si anhela su independencia,
y pide su redención;
y que no chupe su sangre
la tinerfeña ambición;

¿Por qué no acuerda el Gobierno
el separar a las dos?
¿Por qué ha de sufrir Canaria
semejante inquisición?
¿Por qué, repito, por qué
no otorgar su división?

Si el mar las ha separado,
si el Señor las dividió;
si apartar a los que riñen
es ley de la religión;
si amparar aquel que gime
es de humano corazón;
si es justo partir los bienes
para calmar el rencor;

¿Por qué no dar a Canaria
su anhelada división?
¿Para tamaña injusticia
existe alguna razón?
Pues si el Gobierno
persiste ayudando al agresor;
Y a la víctima que gime
le niega su protección;
si no hay justicia en la tierra;
si así los Gobiernos son;
de semejantes Gobiernos
Domine, libera nos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Anónimo -

porque son enimigas?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres