Blogia
La Voz de Gran Canaria

Preguntas

¿Acudir nuevamente de forma obligatoria a Tenerife como en el siglo XIX?

¿Acudir nuevamente de forma obligatoria a Tenerife como en el siglo XIX?

Hasta la consecución de la tan anhelada creación de la Provincia de Las Palmas en 1927, todo dependía y orbitaba entorno a Tenerife. Para cualquier trámite o papeleo, por nimio que fuera, había que acudir a la capital santacrucera. Parece que los tiempos vuelven a ser aciagos para todos los que no radiquemos en la isla picuda y, como en aquellos aciagos tiempos, nos obligan -en los tiempos de Internet y las telecomunicaciones- a volver al pasado.

De esta forma cabe entender cómo de atónita y sin palabras se quedó una licenciada a la hora de presentarse en Las Palmas a las oposiciones de Secundaria por la especialidad de Intervención Sociocomunitaria cuando en el listado definitivo aparecía que tenía que examinarse en Tenerife.

Para igualar el número de opositores en los dos únicos tribunales, el de Gran Canaria y el de Tenerife, la Consejería de Educación optó por la solución más cómoda: enviar a los que sobraban por Gran Canaria a examinarse a la isla de enfrente a partir de un apellido. Viaje e instancia, por supuesto, a cargo del opositor.

"No se entiende", recalca la aludida opositora, "que viviendo en Las Palmas de Gran Canaria y habiendo un tribunal opositor en dicha ciudad, tenga que ir a Santa Cruz de Tenerife para examinarme. La propia Administración me pone trabas para acceder a unas oposiciones cuando por ley debe conceder un trato de igualdad a todos los opositores. Si yo viniera de otra comunidad, entendería que me mandaran a Tenerife, pero viviendo en Gran Canaria y habiendo un tribunal no se entiende esta solución salomónica".

Al parecer no es la primera vez que se produce este hecho. Pero para nuestra opositora peninsular, la situación es kafkiana: "Hasta el pleito insular parece planear en las oposiciones".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Ausencias inexplicables

Ausencias inexplicables

TERESA CÁRDENES

Se trata de una ecuación realmente sencilla: si centenares de los inmigrantes que llegan en cayuco a Tenerife acaban por lógica en Gran Canaria, que da alojamiento a los subsaharianos para descomprimir la saturación de los centros de la otra isla, ¿cómo es que la agenda oficial del presidente Zapatero para conocer de cerca el impacto del fenómeno migratorio deja fuera a Gran Canaria?.

Alguien acaba de meter estrepitosamente la pata al organizar un viaje del presidente, reclamado por el Gobierno regional desde hace meses, y limitar una visita a las carreras donde Zapatero sólo pisará dos islas. El Gobierno de Adán Martín se apresuró ayer a desmarcarse de este inadecuado gesto político al reclamar que también Gran Canaria entre en la agenda de Zapatero, lo que parece de un aplastante sentido común.

No deja de ser una estupidez pretender que la presencia o la ausencia de un presidente en esta o aquella otra isla constituya una razón para el agravio y el aspaviento pleitista. Pero, por la misma regla de tres, hay gestos que, por incongruentes e incompatibles con la sensibilidad, son perfectamente impresentables.

Como quien dice, Tenerife y sus autoridades acaban de descubrir el fenómeno de la inmigración... años después de que la provincia oriental viviera conmocionada no sólo la llegada de miles de personas en pateras, sino la mezquina resistencia de unos cuantos virreyes tinerfeños a que la lógica de la redistribución trasladara a aquella isla a los inmigrantes, y particularmente a los menores, que ya no cabían en Fuerteventura, Lanzarote o Gran Canaria.

La única finalidad de un viaje de esta naturaleza es transmitir serenidad a la población, permitir que se visualice el apoyo del Gobierno de España ante un fenómeno abrumador que algunos manipulan interesadamente para alentar con estrategias políticas repugnantes el fantasma de la xenofobia. Baste recordar aquel surrealista peregrinaje de menores inmigrantes por gimnasios capitalinos o el centro de Tunte en el que acabó por prender la llama del racismo.

En tal contexto, la ausencia de Zapatero en Gran Canaria no hace sino demostrar que hasta la política de Estado sucumbe a la miopía o las torpes trapisondas de partido, o a ambas cosas a la vez.

¿Cómo el ex-presidente Clinton acabó en Tenerife y no en Gran Canaria?

¿Cómo el ex-presidente Clinton acabó en Tenerife y no en Gran Canaria?

Para que el personal de nuestra maltratada Isla de Gran Canaria vea el percal y las lumbreras que gastan nuestros representantes del PP que gobiernan -o eso dicen hacer- en el Cabildo Insular y en el Ayuntamiento laspalmeño, citemos la anécdota reciente atribuída al consejero insular D. Juan José Cardona, que fue una de las autoridades que se acercó recientemente por El Cortijo, en Telde, para dar su apoyo a la benemérita iniciativa para inserción de drogodependientes-premiada a nivel nacional- Yrichen.

Pues el hombre se quedó con la boca abierta cuando el teldense Juan Verde, hijo del constructor del mismo apellido, le explicó los pormenores de la visita del presidente Clinton a Tenerife. A Cardona le presentaron a este emprendedor empresario y no tardó un segundo en reprocharle que llevara a ese dignatario a la isla vecina y no a Gran Canaria. Con suma educación y prudencia Juan Verde le contó la mala pata que tuvo telefoneando en más de veinte ocasiones a Larry Álvarez para pedirle una cita con Soria y explicarle el proyecto.

"Tuve mala suerte", le dijo en tono pausado, "porque seguramente los cogí muy ocupados las veinte veces que llamé. Luego llamé a Ricardo Melchior [presidente del Cabildo de Tenerife] y me atendió a la primera". Son respuestas que uno se puede encontrar cuando pregunta cosas sobre compañeritos de partido.

¿No era conocida la corrupción del PP en el Ayuntamiento de Telde?

¿No era conocida la corrupción del PP en el Ayuntamiento de Telde?

Que a Toñi Torres y a su entorno los estaban investigando lo sabía en Telde casi todo el mundo. Bueno, en Telde y en Las Palmas de Gran Canaria, donde los altos mandos policiales estuvieron haciendo encajes de bolillos para parar a algunos periodistas ansiosos por dar la noticia. Pero los investigados, a pesar de los rumores, seguían dándole al móvil, dándole al maletín y dándole a la impunidad. El asunto fue tan descarado que hay empresarios que recuerdan conversaciones con Paco Valido (el alcalde de Telde cuyo mayor currículum académico es haber sido vendedor de plátanos) en las que les advertía de que no hablaran por teléfono con la concejal de Solidaridad, cargo que también ostentaba la detenida. Por cierto, hablando de empresarios, no se pueden imaginar cuántos andan revisando su pasado más inmediato en relación con el municipio de Telde. Dicen los expertos en inteligencia que esto de las detenciones no ha hecho más que empezar.

José Manuel Soria conoce perfectamente a Toñi Torres. Se lo adelantamos a él y a todos ustedes antes de que el presidente del Cabildo tenga la ocurrencia de decir que jamás se la han presentado. Además de ser su persona de confianza en Telde (de la máxima confianza), les une una relación personal que el presidente del PP no tiene con todos los altos cargos del partido. De hecho, José Manuel Soria fue testigo de la boda que en diciembre de 2003 unió en feliz matrimonio (en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza) a Toñi Torres con el interventor municipal de Telde, Enrique Orts, también detenido este miércoles en el comienzo de la Operación Faycán. O sea, que ya tenemos dos bodas decisivas en la vida política de Soria, la de Briganty, a la que Soria acudió aunque no le conociera (vale, Manolo), y la de Toñi Torres, a la que el presidente del Cabildo ya conocía por los recuerdos que dejó en esa Corporación.

Nadie en Telde, ciudad de la que es natural el presidente del PP, ignora algunas de las andanzas políticas de Toñi Torres desde que regresó al Ayuntamiento tras el éxito electoral de su partido en 2003. Pese a llevarse a muerte con Mari Carmen Castellano, aceptó una tregua por el bien de la humanidad y transigió con que Paco Valido, un paracaidista que nadie quería, fuera el alcalde. La mujer fuerte del partido dentro y fuera del Ayuntamiento sería ella, y nadie le tosía. El camino quedaba expedito porque los socios de AFV-Ciuca habían elegido Urbanismo, y ya se sabe que donde mandan los hermanos Reyes, nada toca Toñi ni nadie del PP. Y mucho menos el alcalde. Así las cosas, la señora Torres se estableció por su cuenta y se hizo rápidamente famosa por lo que en Cataluña se llamó el 3%, sólo que en Telde, donde hay una hora menos, la ambición llegaba al 20%. No hay conversación entre empresarios, funcionarios avisados o periodistas en la que no terminara saliendo a colación el famoso 20%, pero nadie iba al juzgado. Hasta que una persona se plantó donde se tenía que plantar, puso su firma al final del folio que le pusieron delante, y empezó la Operación Faycán.

A José Manuel Soria le pasa en Telde con Toñi Torres lo que en Fuerteventura con el marqués de las dunas. Son personajes con mando e influencia y no puede prescindir de ellos. En el caso del marqués, pronto tendrá el presidente del PP que rendir cuentas ante el electorado, además de reactivar el comité de derechos y garantías para ver qué hacer con el ex alcalde de La Oliva, parlamentario actualmente. Con Toñi Torres, Soria tiene el problema añadido de que la dama contaba con amplios antecedentes de trapisondas políticas allí donde ha tenido acceso a los presupuestos públicos. No les vamos a cansar aquí con las aventuras de Torres en el Cabildo de Gran Canaria bajo el mandato de María Eugenia Márquez, con la que tuvo precisamente sus más y sus menos por a) ser una chapucera de la gestión (por no decir algo más fuerte, que hay niños despiertos), y b) ser de la cuerda soriana, lo que le granjeó más de un enfrentamiento con la otra parte del PP. Por lo tanto, Soria no puede decir que le haya sorprendido la detención de su dama de hierro en Telde, por mucha cara de póquer que le pusiera este miércoles por la mañana al delegado del Gobierno cuando le comunicó oficialmente la noticia.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Preguntas sobre las "ayudas instantáneas" en Canarias con motivo de desastres

Preguntas sobre las "ayudas instantáneas" en Canarias con motivo de desastres

En 2002, con motivo de la riada en Santa Cruz de Tenerife, el gobierno ático organizó inmediatamente todo para que se otorgasen ayudas a los damnificados, lo cual estuvo muy bien. Para que resultara muy regionalista se acordaron de que el año anterior, en San Bartolomé y en La Gomera se habían producido otras inundaciones, y las incluyeron en los beneficios.

Con motivo de Delta también se acordaron inmediatamente ayudas para los damnificados. Y el otro día se incendió el palacio del obispo de Tenerife y, aún en llamas, teníamos la noticia de que se iba a reconstruir con fondos centrales, autonómicos y locales. En menos de 24 horas ya estaban designados "digitalmente" los tres arquitectos que van a dirigir la reconstrucción. Eso es efectividad.

¿Porqué ahora no hemos escuchado a algún miembro del Gobierno decir que se van ha adoptar medidas similares ante los daños por las inundaciones de la pasada semana en el sur y sureste de GRAN (con perdón) Canaria?.

Preguntas sobre el incendio de La Laguna y sobre el Teatro Pérez Galdós

Preguntas sobre el incendio de La Laguna y sobre el Teatro Pérez Galdós

Es encomiable la sensibilidad mostrada por el Gobierno regional con el patrimonio canario, pues se comprometió a ayudar a la recuperación del edificio del Obispado de Tenerife, en La Laguna, cuando todavía no se había extinguido el incendio.

Sin embargo, nos preguntamos: ¿porqué no tiene el dichoso Gobierno de estas ínsulas la misma sensibilidad cuando se trata de ayudar al teatro Galdós, el más importante de la comunidad y uno de los más singulares del país, como reconoció la ministra de Cultura en una reciente visita a la Isla?.

¿Porqué el Gobierno canario no ha tenido un solo gesto con el teatro Pérez Galdós ni con la recuperación del barranco Guiniguada, que data de la fundación de Las Palmas de Gran Canaria?.

¿Por qué siempre en la capital grancanaria la gente tiene que salir a la calle y los periódicos llenarse de denuncias para que el Gobierno canario ayude a la rehabilitación de su patrimonio?.

Preguntas: Lo que dice Radio Nacional de España "Todo Noticias"

Preguntas: Lo que dice Radio Nacional de España "Todo Noticias" ¿Por qué Radio Nacional de España en Canarias, Radio 5 "Todo Noticias", cuando dá la información local provincial dice siempre: Radio 5 Todo Noticias "Tenerife" y Radio 5 Todo Noticias "Las Palmas"?.

¿Es que no sabe que el nombre de nuestra Isla es Gran Canaria y no "Las Palmas"?.

Si está hablando a nivel provincial, ¿no sabe que no hay ninguna provincia llamada "Tenerife" sino Santa Cruz de Tenerife?.

¿Cómo es posible que la Radio Nacional no conozca los topónimos y las divisiones administrativas de Canarias?.

¿Es esta una verdadera ignorancia o del tipo de como todos hablan mal ("Las Palmas"-Tenerife) nosotros vamos a hacer lo mismo?.

¿Tiene algo que ver con esto el hecho de que la sede central de RNE en Canarias esté en Tenerife, isla a quien siempre se le ha indigestado el nombre de Gran Canaria, procurando no usarlo y sustituirlo por "Las Palmas" (e incluso el extremo del periódico xenófobo y anti-grancanario El Día, quien siempre se refiere a "L.Palmas" o "G. Canaria" o "gcanarios")?.

¿Porqué ninguna autoridad, organismo o político de Gran Canaria, particularmente su Patronato de Turismo o Cabildo Insular, ha pedido que se corrija esta errónea manera de encabezar las noticias? ¿No les importa su Isla?.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres