Blogia
La Voz de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Telde, también al borde de la bancarrota

El Ayuntamiento de Telde, también al borde de la bancarrota

La falta de liquidez que viene arrastrando el Ayuntamiento de Telde -gobernado, hasta la reciente ruptura, por el pacto conformado por Partido Popular, AFV-Ciuca y CCN- aqueja, cada día con más virulencia, al engranaje municipal. Al mayor escándalo de corrupción política sucedido en Canarias, se une problemas de pagos de los que tristemente hace gala el Consistorio -afectado por la carencia de ingresos vía venta de parcelas y el retraso en la llegada de varios millones de euros procedentes del Fondo Canario de Financiación Municipal- han terminado por incidir en varios de los servicios esenciales que presta la Institución a la ciudadanía.
..................................................................................................

A la millonaria deuda que arrastra el grupo de gobierno -que distintas fuentes sitúan entre los 50 y los 110 millones de euros y que ha provocado que un pequeño grupo de empresas familiares esté pasando verdaderos apuros económicos- se ha unido la reducción en algunos de los servicios que se prestan a la ciudadanía.

Así, a la ya conocida merma forzosa de rondas y patrullajes a los que se ha visto abocada la treintena de vehículos de la Policía Local por falta de gasolina, hay que añadir ahora la eliminación de algunas de las tareas esenciales que se prestaban hasta hace poco sin grandes problemas.

Los vecinos de los barrios de Cazadores y La Breña, para empezar, no cuentan desde hace varias semanas con la misma visita que periódicamente les rendía una cuba de una empresa contratada con cierta regularidad por la Concejalía de Servicios Municipales para proceder al vaciado de sus pozos negros. El tema es preocupante, y no ya por haber sido objeto de una moción de manos del CCN, sino por el hecho de que varios agentes del Seprona han alertado ya a los vecinos sobre la imposición de multas en el caso de que el tema no se solvente.

El caso de las grúas sigue siendo flagrante. El municipio, con casi 97.000 vecinos y un parque móvil próximo a las 40.000 unidades, no cuenta ni siquiera con un solo remolque por el litigio que enfrenta a la antigua concesionaria del servicio -la firma Bituminosos Canarias, filial de la constructora Mazotti- con el Consistorio. Las arcas municipales adeudan 75.000 euros, y hasta que este pago no se haga efectivo el vehículo se encuentra inmovilizado por no tener sus permisos en regla. El efecto de este embrollo se concreta en una decena de casos diarios en los que distintos vados de la ciudad se ven simplemente bloqueados por los conductores.

Los parques de Telde también han comenzado a sufrir los efectos de esta crisis. La firma con la que el Ayuntamiento tenía concertado el servicio de vigilancia ha comenzado a retirar a sus efectivos ante la gran deuda que arrastra. Vergeles como el parque urbano de Jinámar muestran ya la cara amarga del abandono y el vandalismo. Hay sociedades, como Ayagaures Medioambiente, que acometía esta labor y que lucha denodadamente por que la caja municipal le reconozca unos históricos atrasos.

Los empleados de la empresa Clusa -que junto con Santana Cazorla atiende el mantenimiento del resto de las zonas verdes de Telde- no habían cobrado hasta el pasado jueves. Sus nóminas las afronta su patrón, el grupo CAS, pero éste está a expensas de que el Consistorio liquide sus deudas. No se ha llegado a tal extremo en la demora con la plantilla de Caseur, encargada de recoger la basura de las calles de Telde. Han cobrado in extremis el día 5, debido previsiblemente a que un acuerdo de su convenio les permitiría iniciar una huelga sin mayor tipo de consecuencias para su bolsillo. Y otro efecto de esta tensa situación es la no convocatoria de más plazas municipales.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres