Blogia
La Voz de Gran Canaria

No agredan a nuestra Universidad, por favor

No agredan a nuestra Universidad, por favor

MANUEL LOBO CABRERA
Rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Si algunos se molestan con este artículo, lo siento mucho. Hasta ahora he guardado pacientemente un discreto silencio sobre el penúltimo episodio (¿hasta cuándo?) del pleito insular en torno a la cuestión universitaria. Pero llega un momento en que el silencio puede derivar en complicidad, y yo no quiero ser cómplice de cualquier agresión contra la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Me refiero a esa especie de cruzada que ha desatado el Partido Socialista Canario en la prensa y en las instituciones de la isla de Tenerife a propósito de la situación financiera en que se encuentra la Universidad de La Laguna. Una retahíla de declaraciones y editoriales abundan hasta la saciedad en lo que denominan el maltrato, atropello o la maniobra del Gobierno de Canarias para discriminar, dejar morir o cargarse con impunidad total a la ULL mientras concede un trato de favor a la ULPGC, que es la mejor financiada, por supuesto. Hete aquí que no tienen reparos en argumentar que todo eso constituye una trama urdida con mi connivencia al objeto de comisionarme políticamente, y ello a costa de la otra universidad, que –no podía ser de otra forma— es la independiente. ¡Vivir para creer! En broma he llegado a decir que ya solo falta que me pongan escuchas telefónicas para buscar indicios de mi presunto delito, que al parecer es no ser de la cuerda de algunos. Pero jugar con la Universidad para hacer política estrecha de corte insularista no es ninguna broma.

Por ofrecer algunos datos serios: ¿Alguien en su sano juicio puede creerse que hay un trato de favor hacia la ULPGC que, contando con un número similar de estudiantes, ha recibido durante los últimos cinco años en torno a 70 millones de euros menos que la otra, que se dice pronto? ¿Alguna vez se ha demostrado que tal desequilibrio se deba a la existencia de una plantilla más consolidada, y por tanto más costosa, cuando ese superior coste no sobrepasa el 25% del diferencial existente?.

Por constatar algunos hechos, también serios: si los contratos-programa a que nos obligamos las universidades están para cumplirse, ¿alguien ha explicado cómo ha sido posible cerrar un ejercicio presupuestario en números rojos cuando se ha recibido financiación extraordinaria para sanear el déficit acumulado sin que esos fondos puedan destinarse a cubrir otros gastos? ¿Por qué se agitan todas estas aguas de la financiación universitaria justamente después de que, por primera vez en la historia, exista una cierta paridad, una paridad relativa, en la asignación de recursos que reciben las universidades canarias por estudiante, tal y como estaba previsto desde hace mucho tiempo?.

Finalmente, por entrar en el tema de las politizaciones y las independencias universitarias, también un asunto serio si queremos construir universidades libres de cualquier tipo de ataduras políticas: ¿Resulta prudente apelar a la independencia cuando se instrumentaliza políticamente una huelga de profesores o se emprenden cruzadas mediáticas por motivaciones políticas? Hablemos en serio, de verdad, sin agresiones ni descalificaciones.

Hablemos, pues, de modelos. De modelos de universidad, modelos de financiación universitaria y modelos de gestión de la Universidad. Hablemos del modelo al que todas las universidades públicas han de tender, financiadas con suficiencia sobre la base de criterios objetivos. Hablemos de que, en ese contexto y con el reto de la convergencia europea en el horizonte del año 2010, las universidades no podemos liarnos la manta a la cabeza y contratar todos los años más y más profesores para contentar a las clientelas internas, mientras permanece estancado o decrece el número de estudiantes a los que prestamos servicios.

Hablemos, por qué no, de que las universidades canarias actualmente son las que están mejor financiadas del Estado (que no lo oiga el Gobierno) y que las propias instituciones académicas han de ser las primeras defensoras del sistema público del estado del bienestar sin riesgo de quiebra financiera. Hablemos de que las universidades no pueden ser agentes de innovación y modernización, de transformación social en su entorno de influencia, si la sociedad percibe que en ellas hacemos lo que nos venga en gana o nos convenga a nuestros intereses corporativos, y que, por tanto, solo podremos cumplir esa alta misión si somos capaces de responder a las demandas que nos plantea la sociedad que nos financia.

Hablemos de todo ello y de mucho más si hace falta, con rigor, coherencia y datos contrastados. Para esto siempre me tendrán a entera disposición, y si es necesario enfrentándome al Gobierno, sea del color que sea, que en eso creo tener alguna experiencia. Me encantaría hacerlo, además, al lado de la Universidad de La Laguna, a la que quiero algo más de lo que algunos pretenden quererla. Para lo otro, para el politiqueo partidista de la ínsula, sencillamente no estoy disponible. Por eso, solo les pido que si quieren meterse conmigo para desacreditarme, porque ahora interese políticamente a algunos, al menos tengan la elegancia y el decoro de hacerlo sin agredir a la Universidad, por favor.

Permítanme, por último, que no desaproveche esta ocasión para dejar caer algún comentario a propósito de la cruzada en la que se ha embarcado el Partido Socialista Canario, con el Sr. Martinón en versión isla y la Sra. Padrón en el papel de región-isla, ambos apoyados por el "Gran editorialista" de El Día. Como la coherencia de planteamientos y la ecuanimidad en el trato son principios básicos que deben guiar las actuaciones de los representantes públicos, no puedo dejar de preguntarme con amargura: ¿Son los discursos del Sr. Martinón y de la Sra. Padrón el “discurso regional” de su partido? ¿Para qué diantre se pretende dar mayor entidad a “lo regional” sobre “las ínsulas” si después lo que prima siempre es la conveniencia de partido? ¿Dónde está en todo este asunto, por cierto, la voz del Partido Socialista en Gran Canaria, algunos de cuyos militantes y simpatizantes de la ULPGC me están alentando a que actúe? ¿Se van a seguir anteponiendo los intereses partidistas y electoralistas a los intereses generales en el tratamiento de las cuestiones universitarias pendientes, que son claves para fortalecer unas universidades canarias de calidad, eficientes y al servicio de la sociedad, es decir, bien gestionadas?.

Planteo estas preguntas finales sin ánimo de politizar el debate, pues han sido otros quienes lo han politizado en exceso, sino con el propósito de que realmente sirvan para la reflexión y la inmediata rectificación, que es lo que procede. Si no la hay, y continúan las agresiones verbales de unos y los silencios cómplices de otros, aguantaré el chaparrón, que presiento no ha hecho más que comenzar, y me lo tomaré con humor: echaré manos del refranero español para parafrasear: guárdeme Dios de ciertos regionalismos, que de los insularismos me guardo yo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

JAIME LLEÓ FINCAS LLEÓ -

REAL ESTATE INTERNACIONAL, MEDALLA DE ORO, GALARDONADO POR LA CIUDAD DE MEXICO POR TERCER AÑO CONSECUTIVO EN ROMULO VALLE.GRACIAS SEÑOR POR MANDAR A ESTE EMPRESARIO GRAN CANARIO, CON SANGRE CONEJERA. NUESTRAS FELICITARIONES, CONSULADO ESTATAL.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres