Blogia
La Voz de Gran Canaria

El Día descubre al hombre más inteligente

<i>El Día</i> descubre al hombre más inteligente

FRANCISCO SUÁREZ ALAMO

Se equivocaron los que vaticinaban que el periódico El Día arrojaría la toalla y enterraría el hacha de guerra contra Gran Canaria y todo lo que suene a ella: el nombre de la Isla, los políticos que nacen en ella, los medios de comunicación canariones, el mogollón carnavalero y hasta la denominación de gofiones que con tanto prestigio pasea por todo el mundo un conocido grupo foklórico.

Lejos de bajar la guardia, El Día se limita a afirmar que dá por zanjada la polémica pero, al mismo tiempo, se ratifica en lo dicho hace siete días y advierte de que ha dejado en el arsenal artillería de grueso calibre para próximas entregas, una velada amenaza que enturbia, una semana más, la convivencia en la región. ¿Qué se debe hacer ante esto?, ¿callar y mirar hacia otro lado? Rótundamente no. Hay que mantener la guardia por el bien de Gran Canaria, pues a base de silencios administrativos sólo se cosechan desequilibrios.

Ahora resulta, dice el editorialista, que Tenerife sí acumula meritos para ser "grande" y que esa isla es objeto de imitaciones y operaciones de rapiña que atribuye a los grancanarios. Y ya lanzados a la deriva insularista, hasta el Vaticano se lleva una reprimenda por nombrar a Monseñor Cases obispo de las Islas Canarias, lo que es interpretado como una estrategia para mandar a Nivaria «a Segunda División». Visto lo visto, habría que hablar de una broma si no fuera porque está en juego la responsabilidad de los medios de comunicación. Si la poesía, como decía el poeta, es un arma cargada de futuro, ese tipo de periodismo es un obús cargado de presente que se lanza a la línea de flotación del Archipiélago.

Pero no terminan ahí las cargas de profundidad del editorial. En esta ocasión hay una lectura política que viene a dar la razón a quienes sostienen que puede existir una relación de causa-efecto entre esos excesos y determinada marca política. El Día descubrió a los canarios que no hay mejor persona sobre la tierra que el presidente Adán Martín, cosa que este periodista no discute, pero mayormente porque no llega a conocer a los dos millones de personas que habitan en las siete islas. Afirma El Día que nadie le supera en imparcialidad, ecuanimidad, trabajo e inteligencia. Lo presenta, en suma, como un gran chicharrero al que estorban tres consejeros que son una mancha para el buen funcionamiento del Gobierno y que, por tanto, deberían ser "limpiados" (el término no tiene desperdicio, por desgracia). Una vez leído esto, cabe preguntarse si ese material que el editorialista dice haber guardado para mejor ocasión lo sacará el día en que alguien ose plantear la conveniencia de que Coalición Canaria tenga un candidato que no sea Martín. ¿0 acaso arremeterá contra todos los canarios si estos en 2007 deciden dar la espalda a ese prodigio de la sabiduría que hoy nos preside?.

Flaco favor le hacen al presidente estas amistades. Con elogios como ése, le va a acabar pasando como a otros compañeros suyos de partido, que le ríen la gracia al editorialista y le pagan con cumplidos las lisonjas y los excesos. Y si malo es que le pongan una calle a quien no respeta a Gran Canaria, malo es que éste quiera ponérsela al presidente. Malo para el presidente, malo para su partido, malo para Gran Canaria y malo para toda Canarias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres