Blogia
La Voz de Gran Canaria

Entrevista a Lorenzo Olarte: ´Hoy nadie puede dar un paso atrás si se trata de defender a Gran Canaria´

Entrevista a Lorenzo Olarte: ´Hoy nadie puede dar un paso atrás si se trata de defender a Gran Canaria´ - Antes que nada, ¿va a volver usted a Coalición Canaria, después de la invitación pública que le hizo Fernando González en el congreso de esa formación en Gran Canaria?

- No he vuelto a hablar con él ni con nadie de Coalición sobre este tema. Dijo que ya hablaríamos, pero no hemos hablado. Se da la circunstancia de que Coalición Canaria (CC) es mi hija pródiga. Hay un sector que ya se ha desgajado de CC, que no era precisamente el más proclive a que el padre siguiera en ella.

- Los hay que opinan que muy mal tiene que estar CC en Gran Canaria para que recurra de nuevo a Lorenzo Olarte.

- Eso me dijo el otro día Román Rodríguez. Lo dijo, creo yo, sin mala intención. Pero también creo que Coalición está tan mal como Nueva Canarias. La diferencia es que una es nueva y la otra ya va siendo vieja.

- ¿Le interesaría, por ejemplo, ser candidato a la presidencia del Cabildo?

- En este momento nadie debe dar un paso atrás si se trata de defender a Gran Canaria. Porque defender a Gran Canaria es defender la insularidad sin ponerse el traje del insularismo. Yo nunca sería un grancanario en el sentido ático de la expresión, compatibilizaría el desarrollo máximo de Gran Canaria con el de la Comunidad Autónoma. Si bien en este momento Gran Canaria todavía no ha tocado fondo, lleva camino de convertirse en la mayor de las islas menores, que es lo que no quiero.

- No me ha contestado a la pregunta.

- No la puedo contestar porque debo consultar a mi mujer, a la que prometí que no volvería a la actividad política. Cuando me conteste, yo le contesto a usted.

- ¿Siente usted que con esta última resurrección del pleito insular le están dando por fin la razón, cuando acusaba a ATI?

- Este es el año horrible para Canarias. En la historia de la Autonomía no he visto una etapa peor que ésta, donde todos están contra todos. En Gran Canaria nadie se une sino para contraer matrimonio, y dura poco. Me parece mal que institucionalmente los empresarios se nieguen a hablar con el presidente del Gobierno. Los empresarios están donde están para hablar con el presidente cuantas veces sea preciso. Aquí no hay unión en el empresariado ni en ningún sitio. En Tenerife es distinto, y un presidente de la patronal puede continuar mucho tiempo siéndolo, porque los trapos sucios se lavan en casa. Además, en Tenerife ocurre otra cosa: hay muchos partidos políticos, pero hay uno que está por encima de todos, incluso de ATI, y ese partido se llama Tenerife.
En Gran Canaria entre lo que se llevan y lo que nosotros permitimos que se lleven, ya nos estamos quedando sin nada.

- ¿El descrédito de la clase política en Canarias no tendrá que ver con la excesiva longevidad en esta actividad de algunos protagonistas?

- No. Hay mucha gente que a mí me para en la calle diciendo que tienen que volver los de antes. Y dicen eso porque la renovación fue malentendida, se entendió en la práctica como un quítate tú para ponerme yo. Hoy, muchos de los que están en el poder nos han hecho buenos. Pero el descrédito no es sólo de la clase política, también de la empresarial. Hay una crisis de confianza en todas las instituciones.

- Siguiendo con las metáforas paternofiliales, otro de sus hijos, el CCN, ha cobrado en las últimas semanas un protagonismo insospechado. ¿Cómo ve usted a este CCN de Ignacio González?

- Yo no es que vea bien al CCN de Ignacio González. Lo que veo bien es el centrismo. El centrista grancanario, después de que fue desahuciado por la coalición icánica con la anuencia de ATI, dio muchos de sus votos prestados a Soria. Y esta es la hora de que Soria devuelva los préstamos, y como exigen los bancos, con intereses. Cuando esos votos prestados vuelvan al centro se acabó Soria como titular de una mayoría absoluta y volverá a renacer el centrismo en Canarias.

- ¿Qué piensa usted de la cultura política que ha instalado el PP de Soria en aquellas instituciones que gobierna?

- Es la cultura del bumerang, pues se ha vuelto en su contra. Si algo hay que aconsejar a Soria en esta nueva etapa política, más dura para él que la precedente, es que recapacite en cómo debe comportarse de cara al futuro. Es un hombre inteligente, que tiene un indudable atractivo para mucha gente. Es un hombre preparado, pero que si es capaz de asumir estos contratiempos con humildad, sabiendo que la democracia es eso, no descenderá en el prestigio popular. Me ocurre que me siento con un taxista que antes votaba a Soria y ahora le reprocha su talante.

- Parece que Soria se ha convertido en el centro de las iras de Mauricio, que usted también conoció. ¿Esas amenazas de el que a hierro mata, a hierro muere, son para asustarse?

- En política no hay que amenazar, sino prometer y cumplir lo que se promete. Mauricio es el responsable fundamental de la crisis de Soria, pero no creo que Soria deba dejarse llevar de una crisis de identidad, que es lo que parece que hay, porque generaría otra en la confianza de los que creyeron en él. Es muy difícil que Soria hoy diga de Mauricio todo lo malo, cuando durante dos años sólo veía lo bueno. Yo he conocido las dos facetas de Mauricio y creo que es el político más inteligente que pisa hoy tierra canaria. No puedo decir de él que jamás me haya apuñalado o que haya faltado a un compromiso. El compromiso que había para que yo fuera presidente de la Comunidad Autónoma no lo incumplió Mauricio. Lo incumplieron otros, y Mauricio, más bien tácita que expresamente, se adhirió a lo que otros habían forzado. Hace muchos años, Adolfo Suárez mantuvo una reunión de media hora que yo le preparé con Mauricio. Al final se dirigió a mí Adolfo y dijo "qué tipo más listo es este Mauricio".

- En una reciente encuesta sobre los presidentes de Gobierno que ha tenido Canarias, Saavedra salía como el mejor valorado y usted aparecía penúltimo, sólo superando a Fernando Fernández. ¿Qué recuerdo tiene de su mandato?

- De mi presidencia tengo algunos recuerdos extraordinariamente importantes. Fue posible la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, fue posible la homologación del personal docente y se acabó para siempre en Canarias aquella frase tan característica de "pasas más hambre que un maestro de escuela". Pasamos del Protocolo 2 a la integración en la Unión Europea. Carmelo Ramírez y su gente no votaron a favor de la plena integración en la UE. ¿Y qué hubiera sido de Gran Canaria si hoy no estamos integrados en la UE? No existiría el Negrín, la red arterial y muchas otras cosas. Un sector del empresariado grancanario, siempre el empresariado grancanario, dijo que yo había pactado con ATI la llegada de la Universidad a cambio de la entrada en la UE, como si la entrada en la UE fuera mala. Yo creo que Saavedra ha sido el mejor presidente de la Comunidad Canaria. Fernando Fernández no tuvo tiempo.

- Entre otras cosas, porque usted no le dejó tenerlo.

- Eso no es cierto. Esa es la perversión que se ha extendido, el decir que la cuestión de confianza que promovió Fernando fue un traspié mío. El propio Fernando halagó hace poco mi absoluta lealtad, y yo le di las gracias, porque así se ponía fin a algo que canallescamente se hizo circular. Tengo la espalda cubierta de cicatrices producto de la política, pero me quiero morir sin dar una puñalada por la espalda.

- En lo que sí tuvo usted que ver fue en la presidencia de Román Rodríguez, de la que no ha quedado, al parecer, muy satisfecho.

- A pesar de que en la legislatura de 1999 le correspondía la presidencia al centrismo, y así estaba pactado, a mí se me propuso la presidencia de CC si aceptaba pacíficamente que el candidato a la presidencia fuera Adán Martín. Yo, tras seis años de Hermoso, no consideraba que debiera ser candidato otro tinerfeño. Hubiera sido el final de Coalición Canaria en Gran Canaria. Así que me la envainé, como se dice popularmente, renuncié a la candidatura a la presidencia y propuse a Román Rodríguez, al que apenas conocía, como mal menor. Bonis, en el que entonces creía, elogiaba la tarea que Rodríguez venía realizando.

- Ya no cree usted en Bonis.

- No. Para mí, Bonis ha pasado a ser, por los siglos de los siglos, malis.

- Siguiendo con lo de Román...

- Durante la etapa de Román daba la impresión de que no estaba agradecido conmigo, sino incluso rencoroso porque yo lo hubiese propuesto para que saliera adelante. Y esa era la gran capacidad maligna de Julio Malis, que le llenaba la cabeza de bichos. Él se lamenta de la actitud de Adán como vicepresidente durante su presidencia. Entonces, ¿por qué no firmó el decreto de cese de Adán Martín? De haberlo hecho, hoy sería un líder indiscutible en Gran Canaria.

- Hablando de los inicios de la Universidad, nos reencontramos ahora con Marisa Tejedor.

- Creo que Adán Martín no ha tenido intención de provocar a Gran Canaria al incorporarla al Gobierno, pero Gran Canaria se ha sentido provocada. Si Adán Martín no ve eso, o está ciego o los que están a su alrededor no le dejan ver. Lo mismo ocurre con Marisa Zamora. Y a las dos aprecio de corazón.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres