Blogia
La Voz de Gran Canaria

Entrevista a Manuel Lobo Cabrera, Rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria: "Existen desequilibrios en la financiación de las dos universidades canarias"

Entrevista a Manuel Lobo Cabrera, Rector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria: "Existen desequilibrios en la financiación de las dos universidades canarias" - Empieza sus vacaciones con el debate sobre la mesa del supuesto desequilibrio inversor del Gobierno en perjuicio de Gran Canaria.

- En mí nadie va a encontrar a un aliado de los que quieren fomentar el discurso pleitista. Tampoco voy a apoyar políticas de vía estrecha. Tenemos que ser capaces de separar los problemas artificiales de los reales y creo que aquí somos muy dados a crear problemas artificiales. Lo que hay que plantearse son los intereses de Canarias y aprovechar la oportunidad que tenemos de actuar como una unidad real. Tenemos un mercado de dos millones de habitantes y somos una plataforma continental. Todo el debate sobre el pleito insular frena nuestro desarrollo y se basa en discursos demagógicos.

- Sin embargo, ese debate se ha extendido a las universidades canarias de la mano del consejero de Economía y Hacienda, José Carlos Mauricio.

- Existen claros desequilibrios y desajustes en la financiación de las dos universidades que se deben a razones históricas y que perjudican a la de Las Palmas de Gran Canaria. Los recursos deberían repartirse con criterios basados en el número de estudiantes. A la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria le corresponden mayores dotaciones porque es de justicia premiar al que cumple. Hemos apostado por la calidad y la eficacia y merecemos una compensación. Hay que adecuar la financiación a los resultados porque los recursos públicos son escasos. Han pasado 16 años y el Gobierno no ha corregido esas razones históricas que otorgan más financiación a la Universidad de La Laguna.

- ¿Le parece que esa tesis de Mauricio es una llamada de atención a la consejera de Industria, María Luisa Tejedor, quien fue además rectora de la Universidad de La Laguna?

- No creo. No hay que buscar tres pies al gato. Yo fui compañero de María Luisa Tejedor en mi etapa de vicerrector en La Laguna y mantengo con ella muy buena relación, pero desconozco totalmente cómo fue su gestión.

- ¿Sigue usted interesado en dejar la actividad académica para pasar al plano político?

- Ahora estoy centrado e ilusionado en rematar la gestión que emprendí en esta universidad. Siempre me ha preocupado el bienestar social de Canarias y su desarrollo económico. Por estar razón, y tras 20 años de gestión pública, no me importaría asumir otro tipo de responsabilidades. Por coherencia, no descarto poner mis conocimientos y experiencia como gestor al servicio del bienestar. Si entro en política no será por ambición personal o por un carguito porque me encuentro muy cómodo y sé de los sacrificios personales y familiares que
conllevan estos compromisos. Sería una responsabilidad pública y para un proyecto colectivo.

- Tras autodefinirse como "nacionalista", ¿cree que es Coalición Canaria el partido que mejor defiende ese proyecto colectivo?

- Siempre he dicho que si defender a nuestra gente es ser nacionalista, yo soy un nacionalista.

- ¿No es contradictoria su apuesta nacionalista en el actual contexto de globalización?

- Mi apuesta tiende a la búsqueda de Canarias como un proyecto colectivo de futuro. No quiero que nos tutelen más porque ya somos mayores de edad y por primera vez en la historia nos sentimos orgullosos de ser canarios. Hemos estado tutelados durante muchos siglos y yo me siento orgulloso de ser canario y no quiero que se nos margine más.

- ¿Por qué descarta usted iniciar su actividad política en el Cabildo de Gran Canaria?

- El proyecto de Canarias es para las siete islas, para dos millones de habitantes y para ayudar a conocernos mejor. El Cabildo de Gran Canaria no deja de ser el gobierno de una de esas siete islas y a mí me preocupa Canarias como proyecto global. Creo que sería más útil en ese cometido que en el de una parte sola.

- Su ausencia en el congreso de CC de Gran Canaria fue muy comentada.

- Yo no soy Dios y no tengo en don de la ubicuidad.

- ¿Pero fue usted invitado a ese congreso?

- Sí. No pude asistir porque me encontraba de viaje.

- ¿Qué quiere decir el presidente del Gobierno autónomo, Adán Martín, cuando pide a su equipo que impulse un cambio tranquilo?

- Quiere pedirles que trabajen por Canarias para atender las necesidades de cada Isla. No debe verse que la mayor fuerza de representación en el Gobierno por una isla u otra vaya en detrimento del proyecto global. Hay que buscar el equilibrio y la solidaridad para que no haya crispación. Nos hallamos en una sociedad desvertebrada y tendríamos que huir todos por responsabilidad de batallitas locales para centrarnos en los intereses generales. Basta ya de polémica. Las batallitas locales nos harán perder el tren del siglo XXI.
..................................................................................................
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres