Blogia
La Voz de Gran Canaria

El gran negocio de la sanidad privada gracias al Gobierno de Canarias

El gran negocio de la sanidad privada gracias al Gobierno de Canarias Sanidad gastará este año casi 90 millones en clínicas privadas canarias. El reparto, como siempre en el caso del Gobierno de Canarias, se escora hacia Tenerife. Así, las clínicas privadas de la isla del Teide pasan de recibir 44,2 millones el año pasado a 52,6 en este. Por contra, las clínicas de Gran Canaria, que recibieron en 2003 unos 35,4 millones, bajan sus ingresos para este año a sólo 33,5 meuros. Así se recoge en los créditos iniciales de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma, que normalmente son rebasados con creces cuando se cierra el ejercicio.

De acuerdo con el cierre del presupuesto de 2003 y sus correspondientes obligaciones reconocidas, Canarias se gastó ese año en conciertos con las clínicas privadas más de 80 millones de euros. Las previsiones para 2004, que normalmente se superan siempre, según fuentes sanitarias, sitúan el gasto en 86.676.974. Es más probable que el gasto supere los 90 millones que se sitúe por debajo de esa cifra.

Por islas, llama la atención el notable incremento de previsión de gasto en la isla de Tenerife, que pasaría de los 44,2 millones gastados el año pasado a los 52,6 presupuestados para este año. Por contra, los conciertos con clínicas grancanarias supondrán para las arcas de la comunidad en 2004 casi dos millones menos, 33,5 frente a los 35,4 gastados en 2003.

En la isla de Lanzarote se produce también un incremento del gasto en conciertos sanitarios desde 2003, año en que entró en funcionamiento una clínica privada propiedad del Grupo Hospiten. Ese año se invirtieron en este concepto 450.000 euros y para 2004 se tienen previstos 311.000.

La isla de La Palma también se llevará una parte de la tarta de los conciertos sanitarios, con 127.000 euros previstos para este año. Se trata de una anomalía ya que ese dinero irá a parar casi en su totalidad al antiguo hospital de Los Dolores, propiedad del Cabildo, que ha incrementado su número de camas de 30 a 60. La ley prohíbe concertar con corporaciones locales titulares de centros sanitarios, pero el Gobierno aplica la fórmula de la convalidación del gasto (que ha de llevarse a Consejo de Gobierno) para así poder pagar al Cabildo palmero esas cantidades.

No se incluyen en estos datos oficiales lo que le cuesta al SCS el Hospital Universitario de Canarias (HUC) que sigue dependiendo del Cabildo de Tenerife de modo funcional a través de un discutido Consorcio Sanitario de Tenerife, un híbrido jurídico que choca con los preceptos de la Ley Sanitaria de Canarias pero que permite al Gobierno financiar este hospital.

Este centro, al igual que las clínicas privadas concertadas, aplica sus propios protocolos y políticas de derivación hacia clínicas privadas lejos del control directo de la Administración sanitaria canaria. El ejemplo más palmario lo sigue constituyendo la fecundación in vitro, algunas de cuyas técnicas se realizan en la red privada, concretamente en las clínicas de Hospiten.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres