Blogia
La Voz de Gran Canaria

El día que nació la leyenda : cuando el CB Gran Canaria ganó al Real Madrid

El día que nació la leyenda : cuando el CB Gran Canaria ganó al Real Madrid

Toda historia que se precie tiene un inicio centelleante y una fecha para el recuerdo. Aquella tarde de noviembre de hace 22 años, un Gran Canaria embrionario, a un año de la conversión en sociedad dependiente del Cabildo, firmó su primer triunfo ante el Real Madrid y, con ello, obtuvo la primera gran gesta de su leyenda. Con una canasta de Pedro Ramos en el último segundo de la prórroga, el amarillo perdió el respeto en su cruzada por derrotar a los grandes.

Fernando Bethencourt


El Real Madrid de George Karl, heptacampeón de Europa, se presentó en el Centro Insular el 14 de noviembre de 1991 con hambre de triunfo tras caer derrotados unos días antes frente al Estudiantes. La visita del poderoso club blanco suponía el primer enfrentamiento oficial entre ambos equipos ya que la distinción en grupos que se practicaba entonces en la temporada regular había impedido cualquier precedente en las tres temporadas previas del Granca en la ACB. "No es que el Madrid nos intimidara pero las diferencias en aquella época eran mayores y no teníamos el caché que ahora tiene el equipo en la competición", señala Juanra Marrero. Los blancos con George Karl en el banquillo, con Ricky Brown, Biriukov, Mark Simpson y Antonio Martín como referentes practicaban un juego alegre y vistoso, al ataque y a la suma de puntos. Mientras, los amarillos, recién ascendidos, ansiaban dejar la condición de equipo ascensor con la figura preeminente de Greg Stewart.

"El Madrid era un equipo parecido al actual en cuanto al estilo de juego rápido que practicaban. Tenían a George Karl en el banquillo y jugaban a ver quién metía más puntos. Por eso, pese a que llevábamos un año malo, nuestro mérito fue mantenernos siempre en el partido", revive ahora el alero grancanario, antes de añadir: "Nunca pudieron romper el encuentro".

La novedad en el vestuario de Manolo Hussein estaba en la figura de Norris Coleman que unas semanas antes había aterrizado en la isla para sustituir a Ken Johnson, con un perfil menos anotador. Precisamente fue Coleman el autor de la canasta que a falta de segundos para el final del encuentro ponía a los amarillos con dos puntos de ventaja. Sin embargo, tras un tiempo muerto de Karl, el Madrid empató fácil, con un mate sin oposición de Ricky Brown. El error había sido de Pedro Ramos, la estrella posterior, que pensando en una ventaja de tres puntos dejó pasar a su par con la intención de evitar la falta y concedió el empate.

Todos quedaría para los últimos segundos de la prórroga cuando. Antúnez había anotado uno de los dos tiros libres de los que dispuso y con ello adelantaba a los blancos por un punto; 96-97. "Teníamos la última posesión y se produjo la típica jugada de dos para dos con bloqueo en el que los dos defensores se quedaron conmigo", recuerda Juanra Marrero. "Me taparon bastante y mi tiro se quedó corto pero como Pedro se había quedado cerca del aro pudo anotador solo. Fue el último esfuerzo en un partido muy intenso", añade Marrero que jugó sin descanso los 45 minutos del envite. El Centro Insular, en uno de sus primeros llenos con el baloncesto, estalló de júbilo. "Se habló de este partido durante mucho tiempo", finaliza.

"Partido como éste son los que hacen que hacen que un club crezca en todos los sentidos", valora ahora Berdi Pérez, entonces uno de los responsables en la dirección de la entidad claretiana. "Cuando uno mira al pasado y a la historia del equipo, se da cuenta de que la va llenando de detalles como el de este partido que son los puntos de referencia que a nosotros nos han servido para crecer en positivo. Son momentos especiales. De esos en los que siempre hay y habrá aficionados que diga eso de yo estuve ese día en ese partido", añadió el actual directo deportivo.

La temporada terminó de manera amarga para la afición amarillo. El Gran Canaria, de un joven Manolo Hussein, no pudo derrotar al Collado Villalba en la serie por la permanencia y regreso a la Primera División. Mientras, el Real Madrid llegó hasta las semifinales de la ACB donde perdió ante el TAU sus opciones al título de campeón liguero. Ahora, ambos equipos se preparan para un nuevo duelo con el equipo blanco, de nuevo, entre los mejores conjuntos de Europa. Sin embargo, el Granca sabe que en el Centro Insular y al calor de su afición, no hay gesta imposible.

La Provincia, 14-11-2013

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres