Blogia
La Voz de Gran Canaria

Risco Caído, el proyector de los antiguos grancanarios

Risco Caído, el proyector de los antiguos grancanarios

El arqueólogo Julio Cuenca desvela los misterios de unas cuevas que pudieron utilizarse a modo de calendario y donde una imagen evoluciona escenificando la fecundación.

Carmen Mesa

Las Cuevas de Risco Caído y los fenómenos astrales que suceden en su interior, constituyen uno de los hallazgos arqueológicos más importantes realizados en los últimos años en Canarias. El arqueólogo Julio Cuenca, descubridor del enclave, desvela a CANARIAS AHORA los misterios que se han descubierto en un lugar cultual, que los antiguos pobladores canarios utilizaban a modo de calendario.

Cuenca trabaja en la hipótesis de que las cuevas ubicadas en el municipio grancanario de Artenara, constituya “un relato que nos habla del ciclo agrícola del cereal y de rituales relacionados con la renovación cíclica del tiempo”. Uno de los aspectos más sorprendentes, según señala, es su uso a modo de proyector. “Es como si los arqueólogos del futuro se encontraran con un mecanismo que permitiera ver una película grabada por una cultura desparecida que no dejo textos escritos”, afirma.

Al respecto, explica que entre los meses de Mayo y Junio, una serie de orificios dejan entrar la luz, que proyecta en la pared “la forma de lo que parece un enorme falo, que toca primero y cubre a continuación los grabados que representan el pubis femenino, que quedan enmarcados en el interior de esa imagen luminosa”. En la entrevista otorgada este medio, Cuenca detalla cómo evoluciona el proceso, que muestra la forma de una mujer de lado en un avanzado estado de gestación.

¿Cómo se ha recibido que el Cabildo de Gran Canaria haya anunciado su intención de llevar la cueva de Risco Caído a la Unesco, para que sea declarada Patrimonio de la Humanidad?

Estamos muy satisfechos con la respuesta inmediata y sin cortapisas que ha dado el Cabildo de Gran Canaria para proteger este extraordinario monumento arqueológico. Paralelamente a esta iniciativa para proponer a la Unesco que lo eleve a la máxima categoría de protección, como lo es Monumento Patrimonio de La Humanidad, la Institución insular está realizando importantes esfuerzos en materia de investigación, conservación, restauración, protección y puesta en valor de este complejo cultual de los antiguos canarios.

Nunca antes se había visto un nivel de compromiso con la protección del legado cultural de los antiguos canarios, como el que se está viendo ahora, en todos los ámbitos de la intervención en nuestro patrimonio cultural, y en ese contexto es donde debemos enmarcar esta novedosa iniciativa de elevar nuestro patrimonio a la categoría de patrimonio de la humanidad, ¿por qué no? Ya iba siendo hora, porque nuestra arqueología es única e irrepetible, es una arqueología de islas, que nos hablan de culturas no contaminadas que llevan a cabo una evolución propia sin influencias externas, adaptándose a  un medio insular muchas veces hostil para la supervivencia. Un territorio que no esquilmaron, que lo explotaron de forma sostenible, porque sabían que de la forma en que utilizaran los recursos naturales que este territorio les ofrecía,  dependería su supervivencia.

¿Cree que la cueva cumple los requisitos para ser considerada como tal por la Unesco?

Desde luego, el monumento recién descubierto es único y no hay nada  igual, ni dentro ni fuera de las Islas, al menos no existe registro arqueológico de ello, así que hoy por hoy es algo excepcional. Por buscar un símil,  tal vez lo que más se le pueda asemejar, por lo que sucede desde el punto de vista astronómico en el interior del monumento cuando penetra la luz solar, en este caso durante el Solsticio de Invierno, sea el túmulo de Newgrange, localizado en la Curva del río Boyne, en Irlanda, datado 3.000 años antes de la Era. Pero insisto en que no alcanza la dimensión de lo que representa el monumento religioso aborigen de Risco Caído, porque lo que hemos descubierto es que estas cuevas excavadas conformaron un templo-calendario de los antiguos canarios, donde además se representa aún en la actualidad.

Esto es lo verdaderamente extraordinario, un relato mítico relacionado con la fertilidad de la tierra, en base a imágenes proyectadas por la luz del sol dentro de la cámara, debido a que el contorno del túnel de entrada fue dotado de una serie de ranuras y muescas, labradas en la roca,  que hace que según la declinación del Sol en ese día, la imagen de luz que se proyecta en la pared vaya cambiando de forma. Se trata por tanto de un proyector de imágenes, que la cueva en si conforma.

¿Cómo se descubrió el enclave y qué es lo que se ha descubierto hasta el momento?

El hallazgo arqueológico lo realicé en 1996, en el marco de las prospecciones arqueológicas que llevaba a cabo para la realización de la Carta Arqueológica del municipio de Artenara. A finales de los años 80 ya había visitado el poblado de cuevas excavadas de Risco Caído, que ya entonces estaban abandonadas. Pero no pude verlas bien, porque una fuerte granizada que cayó en el lugar de forma repentina hizo que me marchara del sitio dado que temía que no pudiera cruzar el barranco si la tormenta arreciaba. En 1996 pude ver las cuevas con más detalle y descubrí los grabados de triángulos púbicos en las paredes interiores de dos de las cuevas artificiales, situadas en el extremo norte del poblado. Una de ellas estaba provista de una gran cúpula excavada que me sorprendió entonces, dado que este tipo de construcciones no existía en la cultura de los canarios. La cueva impresionaba por sus dimensiones y el perfecto tallado de la cúpula, además de por la presencia de los grabados rupestres en su interior. La cueva estaba llena de paja, al igual que la contigua, la ‘C7’, que también conservaba manifestaciones rupestres en las paredes interiores. Las dos cuevas estaban dotadas de puertas de tea, y hasta el momento de su abandono, sobre los años 60 del siglo XX habían sido utilizadas como pajeros.

Desde que iniciamos los estudios hemos avanzado mucho en la comprensión y verdadero significado de este monumento arqueológico. En primer lugar, y esto resulto realmente sorprendente, es que oculto por el pajero se encontraba en realidad uno de los templos más paradigmáticos de toda la “arquitectura de lo sagrado” de los antiguos canarios. Desde el punto de vista constructivo el monumento religioso es muy original, son cuevas excavadas, con las entradas principales orientadas al naciente. Una  de ellas, la que esta revelando más información,  denominada ‘C6’, presenta una cúpula tallada en la roca a cinco metros de altura del suelo, la cual se apoya sobre las paredes de la cueva  que también fueron talladas para formar una figura de tendencia cilíndrica.

Este templo troglodita tiene dos puertas de acceso: una abierta al Este, que en el momento de su descubrimiento carecía de puerta y el hueco se encontraba cerrado por un muro de piedra seca;  y otra al Sur, que parece más reciente, aunque en origen pudo ser más angosta.  Además en la cúpula, que tiene la forma de un casquete esférico perfecto, se abre un conducto de unos dos metros de largo por 1,10 de altura, por donde entra la luz del Sol cuando este asoma tras las montañas, que conforman el horizonte local del monumento.

¿Cuál es el significado del juego de luces que entra por el ventanal superior?

Los rayos de luz solar penetran en el interior de la cueva, durante seis meses del año, entre los equinoccios de primavera y otoño. Es decir, entre Marzo y Septiembre. Se proyectan en la pared Oeste de la cámara, donde los canarios realizaron numerosos grabados rupestres, que representan sobre todo triángulos púbicos femeninos y cúpulas de diferentes tamaños. Además, en las paredes y sobre todo en los suelos, tras las excavaciones arqueológicas, se encontraron bajo una capa compactada de tierra y paja, numerosas cazoletas excavadas. Estas formas, también denominadas cúpulas, se relacionan, como sucede con los ideogramas del triángulo femenino, con la fecundidad. La reiteración de ideogramas relacionados con la fertilidad que aparecen en el interior de estas cuevas, le confieren un carácter de lugar de culto de los antiguos canarios.

El templo troglodita funcionaba además como un calendario astronómico muy preciso, dado que en base a este ingenioso mecanismo, como lo es la entrada de la luz solar por el conducto hacia el interior de la cueva iluminando los grabados rupestres, se podía saber con precisión el inicio de los equinoccios de primavera y otoño y del Solsticio de Verano.

Pero donde se han producido hallazgos de extraordinario interés es en lo referente al funcionamiento como marcador astronómico de la Cueva ‘C6’ del templo de Risco Caido, dado que hemos podido comprobar durante esta primera fase de investigación que esta cueva artificial dotada de una cúpula excavada a cinco metros del suelo, era en realidad un calendario astronómico que marcaba, mediante la entrada de luz solar y lunar, a través de un conducto practicado en la cúpula, los solsticios y los equinoccios.

¿Cuándo se puede apreciar mejor este fenómeno?

Durante al menos los seis meses del año comprendidos entre Marzo y Septiembre, en el interior de esta cueva se produce una secuencia de imágenes logradas entre la figura proyectada por la luz solar al atravesar el conducto artificial, que fue labrado para que formara imágenes distintas según la declinación del sol y los grabados realizados en la pared Oeste de la Cueva.

¿Se conoce cuál es su significado?

Estamos trabajando en la hipótesis de que esa secuencia de imágenes, que se proyecta en determinadas épocas y horas del año, en el interior de la cueva sobre el mural de los grabados, constituya en realidad un relato que nos habla del ciclo agrícola del cereal y de rituales relacionados con la renovación cíclica del tiempo, que rigen la renovación de las reservas alimenticias. Es decir, los rituales que aseguran la continuidad de la vida de la comunidad entera.

Una historia mítica, que escenifica la fecundación de la tierra, por medio de una imagen luminosa que entre los meses de Mayo y Junio adopta la forma de lo que parece un enorme falo, que toca primero y cubre a continuación los grabados que representan el pubis femenino, que quedan enmarcados en el interior de esa imagen luminosa. Entre los meses de Marzo hasta Abril y Agosto, en fechas próximas a los equinoccios,  la imagen proyectada por la luz solar, en el interior de la cueva, cambia radicalmente y de la forma fálica que se repetía entre los meses de Mayo y Junio, se pasa entonces a una imagen antropomorfa, que se nos parece una mujer de lado mostrando su avanzado estado de gestación. Se trata de una imagen luminosa, exenta en medio de la oscuridad, es una visión que sobrecoge. Durante una hora, esa imagen va transformándose en lo que parece una semilla que penetra en el grabado de triángulo púbico de mayor tamaño de todo el panel, para acabar introduciéndose como un foco de luz en un gran orificio a modo de cúpula que conecta con el pubis a través de un canal, por donde baja la luz solar en forma de semilla. Luego ese foco de luz sale de la cúpula y se extingue como un punto apenas perceptible en la pared, bajo el gran triángulo. Es algo realmente sorprendente. Las imágenes continúan proyectándose cada vez durante menos tiempo hasta que poco después del Equinoccio de Otoño, la luz deja de penetrar por el conducto de la cúpula.

Pero esta cueva-calendario aporta nuevas sorpresas a medida que se avanza en las investigación, así hemos podido comprobar recientemente, como la luna llena del Solsticio de Invierno cuyo azimut del orto coincide con el del sol en el Solsticio de Verano, también ilumina el interior de la cámara penetrando por el conducto y formando las mimas imágenes que durante el solsticio de verano. Sorprendente es este hallazgo.

Entonces, todavía faltan muchas cosas por averiguar en Risco Caído, ¿cuáles son los próximos pasos a seguir?

El Cabildo de Gran Canaria se ha propuesto poner en valor el sitio arqueológico, para lo cual, una vez adquirido el yacimiento, está llevando a cabo una serie de actuaciones dirigidas a frenar el proceso destructivo que afecta al complejo troglodita de Risco Caído y que en una primera fase se está centrando en el área donde se ubican las cuevas que conforman el templo-calendario, para posteriormente extenderlo al resto del yacimiento.

Paralelamente a los trabajos de restauración y conservación del monumento, se están realizando  trabajos arqueológicos que afectan tanto al complejo cultual de Risco Caído, como al entorno, en base a prospecciones arqueológicas por todo el ámbito de Barranco Hondo y tierras limítrofes.

¿En qué consisten las próximas actuaciones?

El proyecto continúa con una nueva fase de trabajos de restauración y conservación. El levantamiento fotogramétrico de los paños de pared con grabados donde se escenifican los eventos solares, y lunares. Excavaciones y prospecciones arqueológicas en todo el entorno encaminadas a descifrar el verdadero significado de este extraordinario yacimiento, un portento de imaginación y tecnología, cuyo mecanismo de funcionamiento ha llegado intacto hasta nuestros días. Eso es lo verdaderamente importante, porque es como si los arqueólogos del futuro se encontraran con un mecanismo que permitiera ver una película grabada por una cultura desparecida que no dejo textos escritos.

¿Cuántas personas trabajarán en esta excavación?

Este proyecto se lleva a cabo de forma interdisciplinar y los equipos humanos fluctúan según que aspecto del proyecto se esté desarrollando

Durante el verano las cuevas han recibido visitas y ahora se cierran las puertas, ¿afectan de algún modo las visitas a los grabados?

Desde luego la conservación del monumento es lo prioritario, no solo estamos trabajando en los problemas de conservación de las cuevas, afectadas por graves derrumbes, analizando las causas y aportando medidas de conservación para cada caso, sino que también estamos estudiando los efectos de las visitas al monumento. Por ejemplo, tenemos que resolver el acceso del público al interior de las cuevas, porque no se puede pisar el suelo, que tienen tanta importancia como las paredes y todo el interior.

El suelo fue labrado en un estrato de toba muy endeble, y en él se excavaron numerosas cazoletas. Además, hemos detectado que en parte fue tratado con almagre rojo en unos casos y en otros recibió un enlucido a base de tierra cernida y otros componentes que ahora estamos analizando. Por todo ello, tenemos que plantearnos que las visitas sean en grupos muy reducidos y que el espectáculo de la luz pueda verse desde fuera.

¿Qué iniciativas se llevan a cabo para acercar el hallazgo a la sociedad?

El Cabildo y el Ayuntamiento de Artenara financian la creación de un centro de interpretación del monumento que está ubicado en el casco del municipio y que esperamos pueda abrirse en el próximo año. Además, se trabaja también en la instalación de cámaras en el interior de la cueva ‘C6’, para que en tiempo real y desde cualquier parte del mundo se pueda ver lo que sucede en el interior de las cuevas entre los meses de marzo y septiembre, conectando a través de una página Web en la que ya se está trabajando.

CanariasAhora, 13-10-2013

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres