Blogia
La Voz de Gran Canaria

Gran Canaria se frena...¿y Tenerife?

Gran Canaria se frena...¿y Tenerife?

FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

Hagamos un ejercicio de memoria. Tomemos como referencia las dos últimas semanas y planteémonos qué noticias en positivo ha generado Gran Canaria. Efectuemos un apresurado balance de la vida institucional e intentemos llegar a la conclusión de en qué área se ha avanzado un milímetro. El inventario puede ser, más o menos, el siguiente: el Cabildo está paralizado por el impacto que en el grupo de gobierno (Partido Popular) tienen los dos casos de presuntas corrupciones que atenazan la vida pública (operaciones Eolo y Faycán); para colmo, hasta la Casa Palacio cierra sus puertas por miedo al derrumbe; el Ayuntamiento de la capital ha visto cómo hasta el Carnaval ha quedado judicializado precisamente por la torpeza y la rebeldía del Consistorio; la Cámara de Comercio está empantanada por la guerra electoral; la Confederación Canaria de Empresarios está contaminada por el duelo cameral y cada reunión que se celebra su junta directiva incluye en el orden del día un punto relativo al pulso entre sectoriales; la Universidad desapareció del escenario y lo único que se sabe del equipo rectoral es que esperan a que Manuel Lobo deshoje la margarita de si concurre o no a las elecciones; el Puerto sigue a la espera de ver qué medidas se toman para detener la progresiva pérdida de trasbordo de contenedores, a lo que se añade la sorpresa de saber que uno de sus más importantes empresarios (Esquível) aparece en la hoja de ruta de la trama eólica y que el ex presidente de la Autoridad Portuaria (José Manuel Arnaiz) puede ser enjuiciado por Fomento -o por el propio Miguel Ángel Parramón-; el Centro Atlántico de Arte Moderno sufre el portazo maleducado de una directora que nunca entendió dónde estaba; en San Bartolomé de Tirajana, la alcaldesa (Concepción Narváez) se interesa más por hacerse una foto con dos importantes empresarios (Eustasio López y Santiago Santana Cazorla), como si bajo el sol de Gran Canaria no hubiese nadie más, y todavía la están esperando los comerciantes de Maspalomas que lloran por las esquinas al ver cómo la playa se queda progresivamente sin arena y sus negocios cierran por la fuga de turistas que venían buscando las dunas y ahora sólo ven piedras, pateras y cayucos y en la costa; el Cabildo y el Gobierno aprovechan cualquier excusa para llevarse a los tribunales, incluido algo tan delicado como la atención a los menores inmigrantes...

La lista podría prolongarse pero no se trata de deprimir a nadie. Ver la botella medio vacia y consolarse bebiendo lo que resta, sirve de bien poco. Lo que interesa es la foto: una Isla sobrecogida y paralizada. Lo primero es fruto de la lógica pues no todos los días abre sus puertas El Salto del Negro para recibir a visitantes que hasta hace poco tenían tratamiento de ilustres. En cuanto a la parálisis, hay que apuntar dos reflexiones: 1) las instituciones, y quienes están al frente, deben demostrar en el día a día que Gran Canaria es posible; de lo contrario, nadie creerá que están tan libres de pecado como pregonan; y 2) todavía estamos esperando que la Justicia actúe con la misma diligencia en Tenerife. No es una cuestión de equilibrios sino, precisamente, de hacer Justicia allí donde hay sombras de duda. Y vaya si las hay en esa Isla. Para empezar, alguien podría darse un baño en Las Teresitas para refrescar la memoria...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

GRAN Canarión -

Muy bueno el artículo pero no me queda muy claro la última frase "Para empezar, alguien podría darse un baño en Las Teresitas para refrescar la memoria...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres