Blogia
La Voz de Gran Canaria

Cabildo y Emalsa discuten aún quién debe recibir la nueva desaladora cuatro años después de terminada

Cabildo y Emalsa discuten aún quién debe recibir la nueva desaladora cuatro años después de terminada

El Cabildo y la compañía Emalsa no se han puesto aún de acuerdo sobre quien se hace cargo del mantenimiento de la ampliación de la potabilizadora Las Palmas I, también denominada Las Palmas-Telde, pese a que las obras concluyeron hace ya cuatro años. Durante dicho periodo la desaladora, que fue financiada con fondos europeos, ha permanecido sin producir ni una gota, una circunstancia que para la alcaldesa de la capital grancanaria, Pepa Luzardo, "no supone ningún problema".
..................................................................................................

La regidora aseguró que ha sido la falta de acuerdo entre la institución insular y la compañía de abasto lo que ha impedido que la desaladora no haya podido ponerse en marcha hasta la fecha, pese a que su construcción supuso una inversión de 6.800 millones de las antiguas pesetas.

La alcaldesa trató de quitar importancia a la paralización de esta planta, capaz de producir 35.000 metros cúbicos al día, y añadió que la desaladora "no es necesaria. Es una planta", sostuvo, "que no necesitamos ponerla en marcha salvo que se produzca una situación de emergencia, en el caso de que se rompan las otras plantas potabilizadoras, porque es una planta muy antigua y muy costosa".

"Estamos viendo", añadió, "quien se hace cargo de esa planta, si Emalsa o el Consejo Insular de Aguas, para que se asuma el mantenimiento, que es lo más complicado de esta planta, porque sólo se va a utilizar en determinados momentos del año, pero hay que mantenerla aunque esté paralizada y no produzca agua".

Así, anunció que en el próximo consejo de administración de Emalsa está previsto que se presente un informe de la compañía con los gastos que registra el mantenimiento de la planta, "para ver quien se hace cargo de ella".

La paralización de la desaladora fue denunciada hace unas semanas por la portavoz de Compromiso por Las Palmas, Nardy Barrios, quien aseguró que la planta no ha arrancado aún porque su sistema de producción es muy costoso, ya que funciona con vapor a diferencia de Las Palmas III, que lo hace mediante ósmosis inversa. El sistema de vapor precisa el doble de combustible que las desaladoras que funcionan mediante las membranas de ósmosis inversa.

Barrios acusó al presidente del Cabildo, José Manuel Soria, entonces alcalde de la ciudad, de "empeñarse hace diez años en instalar un sistema de vapor, pese a que muchos empresarios se dirigieron a él y al Ministerio de Medio Ambiente, cuando lo dirigía Isabel Tocino, para advertirles de que dicho sistema iba a encarecer mucho la producción".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres