Blogia
La Voz de Gran Canaria

Homilía del expolio, o de cómo el supuesto desequilibrio inversor ha servido a El Día para alimentar el pleito

Homilía del expolio, o de cómo el supuesto desequilibrio inversor ha servido a <em>El Día</em> para alimentar el pleito

Preciso es reconocerlo. El periódico El Día tuvo un papel significativo en el devenir de esta Comunidad Autónoma. Cierto que para crispar las relaciones entre las islas e intentar y a veces conseguir someter a los gobiernos a sus apetencias, casi siempre dictadas por la envidia a Gran Canaria, pero en todo caso se hizo notar en el debate político. Pero decir tuvo no es decir tiene, y hoy El Día con sus encendidos e incendiarios editoriales sólo provoca expectación en Gran Canaria, isla con la que se miden. En Tenerife no pasan del todo desapercibidos para un sector significativo de la población, y en el ámbito del debate en la actividad política, algunos sectores no sólo se los toman en serio, sino que alientan la línea editorial y constituyen el soporte de influencia que ha mantenido El Día.

La tradicional asociación entre la Agrupación Tinerfeña de Independientes (ATI) y El Día precisa ser revisada. Es cierto que el partido al que pertenece el presidente del Gobierno se aprovechó con descaro en su día de las andanadas que los editoriales de El Día emitía contra el orden político establecido, en aquellos primeros tiempos de la autonomía de mano del PSOE y el presidente Saavedra. Y también que el periódico de José Rodríguez Ramírez se prestó gustosamente a ser correa de transmisión de los insularistas tinerfeños, tanto contra aquel Gobierno socialista como contra la Isla de Gran Canaria -territorio contra el que ATI (hoy Coalición Canaria) no sólo adquiria sino que alimentaba su granero de votos.

Pero hoy, cuando el salvaje insularismo de ATI ha conquistacb el poder regional y ha tenido necesariamente que suavizarse, ese matrimonio de conveniencia ofrece otro aspecto. El Día continúa haciendo de francotirador contra todo lo que se mueve en Gran Canaria y desde el seno de ATI apenas se levanta una leve crítica a los sobresaltos que los editoriales de "don Pepito", que es así como se le conoce en toda Canarias al editor-director del periódico, proporciona a la presidencia del Gobierno en toda la región.

Ya en aquellos tiempos del Gobierno de Jerónimo Saavedra, El Día se refería al Gobierno de Canarias como Gobierno de Gran Canaria. Entonces todavía no había intentado reducirla y aplicarle el apelativo de Isla "Canaria". El presidente socialista tuvo que soportar una acción conjunta de ATI y El Día que para muchos fue decisiva por el receso que sufrió en las siguientes elecciones el PSOE y el desánimo que llevo a Saavedra, pese a que los socialistas habían sido los más votados, a invitar a la derecha y a los insularistas a formar un pacto que no sólo firmaron sino que ha logrado perpetuar a los ex-insularistas de CC en el poder durante década y media ininterrumpidamente. Más concretamente, los socialistas tinerfeños aseguran que la acción combinada de periódico y partido les ocasionó la pérdida del Cabildo de Tenerife, entonces presidido por José Segura.

No resulta descabellada tal teoría, sobre todo si tiene en cuenta el papel determinante que jugó en aquella primera legislatura autonómica la Ley de Aguas y como ATI trató de incendiar la región, y en buena medida lo hizo, tomando como uno de sus principales instrumentos a El Día, habida cuenta de que carecía de representación parlamentaria.

El supuesto y cíclico desequilibrio de las inversiones en infraestructuras de todo tipo, entre ellas las aeroportuarias y sanitarias, la ZEC, la TVAC y cualquier cuestión planteada en el devenir de la gestión autonómica, han servido a El Día para alimentar el pleito insular del que el periódico se siente, paradójiamente, a su véz víctima, lo que revela ya a las claras la cordura mental de su director.

En los últimos tiempos, y entre otras batallas por impedir que ATI-CC tuviera un candidato a la Presidencia procedente de Gran Canaria, criticó el escoramiento hacia nuestra Isla del primer Gobierno de Martín. Sólo la ruptura del pacto ATI_CC-PP y la composición del nuevo Gobierno de Canarias amortiguó sus continuas críticas, llegando a titular que el actual es el "mejor de los gobiernos", por ser tinerfeño y tinerfeñista casi puro.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres