Blogia
La Voz de Gran Canaria

El incivismo de algunos vecinos le cuesta a la ciudad 3,5 millones de euros cada año

El incivismo de algunos vecinos le cuesta a la ciudad 3,5 millones de euros cada año Tirar un papel a la calle, orinar en la vía pública, dejar un colchón viejo arrumbado en cualquier lado o permitir que el perro haga sus necesidades sobre la acera son actos cotidianos para una pequeña parte de los ciudadanos de la capital grancanaria, que eleva considerablemente el coste del servicio de Limpieza que el conjunto de la población debe pagar a través de sus impuestos.
..................................................................................................

El incivismo y la falta de amor por su propia ciuadad de algunos individuos le cuesta a la ciudad más de 3,5 millones de euros al año, una cantidad que hay que añadir al presupuesto ordinario de limpieza y recogida de basura, según el cálculo realizado por el concejal de Medio Ambiente, Rafael Santana Quílez.

De hecho, estos 3,5 millones extras que se pagan por recoger las basuras y escombros que se arrojan en lugares no autorizados, limpiar chicles de las aceras, eliminar las pintadas de fachadas y baldear la calles para eliminar los orines suponen el 27% del coste total del servicio que está cifrado en 14.6 millones anuales. La mayor parte de la factura que hay que pagar por el incivismo se la llevan los trabajos de limpieza y recogida de los vertidos incontrolados, a lo que se destinan dos millones de euros anuales.

Es raro el descampado, ladera o barranco de la ciudad que no es utilizado para depositar basuras, trastos o escombros. Muchos vecinos siguen tirando el colchón o los electrodomésticos viejos en cualquier lado, pese a que el Ayuntamiento tiene un servicio de recogida gratuito, al que sólo hay que llamar.

La limpieza y baldeo de calles, para recoger los orines y basuras que quedan en las calles tras las fiestas y los botellones o la marcha de los fines de semana, tiene un coste anual de 1,3 millones de euros. El Ayuntamiento realiza también a lo largo del año dos campañas para limpiar las calles más transitadas, como Triana, de chicles, trabajos éstos que cuestan 58.00 euros anuales. La eliminación de pintadas de la fachadas sale por algo más: 90.000 euros. A esta factura hay que añadir lo que se gasta la ciudad en reponer el mobiliario (papeleras, farolas, bancos) que es asaltado por los gamberros, pero el concejal responsable, Antonio Naranjo, no facilitó los datos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres