Blogia
La Voz de Gran Canaria

Estas fechas aptas para meditar

Estas fechas aptas para meditar G. TAMARÁN *

El editorialista-malabarista-equilibrista no descansa ni en agosto, aunque hable de meditación trascendental para estas fechas. El domingo 14 decide “otorgar un voto de confianza a los nuevos cargos gubernamentales, porque suponemos que se encontrarán trabajando, con las mejores intenciones, en fijar las bases para el progreso y el futuro de Tenerife y de Canarias” (que para él es Tenerife y nada más que Tenerife)…

Continúa: “Nos ha tranquilizado el giro dado por el presidente Adán Martín a su política autonómica a favor de Tenerife y de su provincia (por fin reconoce que el Gobierno autónomo trabaja intensamente para Tenerife y su provincia…) y, por supuesto de Canarias (que para él es Tenerife y nada más que Tenerife…) Y no lo decimos porque pensemos en negativo sobre la provincia oriental (no… ¡que va!) sino porque esperamos un re-equilibrio después de tantas injusticias, agravios y despojos a Tenerife (¡lo que hay que leer!) incontables y escandalosos” (al revés te lo digo para que me entiendas…) En fin, más de lo mismo, Tenerife, Tenerife uber alles. Nos preocupa que el editorialista-malabarista-equilibrista se tranquilice: ¿será posible?, ¿se tranqulizarán también sus lectores?, ¿bajarán las ventas de El Día?

Pero al editorialista-malabarista-equilibrista todo le parece poco para Tenerife. Aún tiene sus anhelos. Pretende mas “…un cambio en la gestión y en las inversiones, porque la Isla aún siendo la primera sin duda en todos los aspectos, se ha quedado atrasada en las últimas décadas por culpa de la envidia canariona y hasta del odio de algunos políticos canariones…” Otra vez el subconsciente traiciona al editorialista malabarista-equilibrista cuando pontifica que su sublime Tenerife es envidiada por otra isla, Gran Canaria, que, según se deduce de sus propias palabras, es la primera y principal en el Archipiélago y Tenerife la secundaria, porque “se ha quedado atrasada en las últimas décadas”... Una muestra más del negro odio a Gran Canaria, consecuencia del insuperable complejo de inferioridad colectivo que padecen los de la fraterna isla trasera… Quien lo dude que lea los escritos del editorialista-malabarista-equilibrista y sus adláteres.

La meditación trascendental se la pide el editorialista-malabarista-equilibrista a los políticos para que “..hagan un sano examen de conciencia y se llenen de energía para seguir luchando por Tenerife. (¡y las restantes islas “barbudas”!) Nosotros seguiremos caminando con firmeza por el sendero de la justicia y denunciaremos con brío cualquier acoso a Tenerife... cualquier intento de agresión y cualquier insulto a los tinerfeños”. ¿Meditarán también sus múltiples lectores? ¿Se les caerá la venda?

Normalmente, la línea editorial de la prensa escrita la señala la propiedad, por eso muchos creen que el editorialista del periódico El Día de Santa Cruz de Tenerife es el provecto-vetusto José Rodríguez Ramírez, de ascendencia grancanaria, según dicen; nosotros nos inclinamos por creer que este ímprobo trabajo no puede ser elucubración de una sola persona, debe haber y hay un reducido equipo de colaboradores con conocimientos e información y con ganas de trabajar por la patria que participen en su elaboración. También puede ocurrir que el equipo colaborador no sea tan reducido y que lo forme el buen número de lectores con que cuenta ese periódico, cerca de doscientos mil diarios, según asegura, porque el editorialista-malabarista-equilibrista les larga lo que ellos quieren leer, o sea, que no es el líder, sino interesado portavoz. Este es otro enfoque.

Nada. Que no hay manera. Un año más el editorialista-malabarista-equilibrista se empeña en autoconvencerse y convencer a sus incautos lectores de que la advocación de la Virgen de la Candelaria, hoy patrona de la Diócesis Nivariense, mantiene el extinguido título de patrona principal (que no general) del Archipiélago. No aporta, porque no existe, apoyo jurídico-canónico a su afirmación. Dicho ex-título fue otorgado a la advocación de la Candelaria por Decreto Pontificio fechado en 1867, a solicitud de un obispo Canariense, cuando sólo existía un único Obispado en el Archipiélago, con sede en Las Palmas de Gran Canaria. Pero, tal Decreto fue derogado por Rescripto de 1914, sancionado por el Papa Pio X, quien instituyó a la advocación de la Virgen del Pino como patrona principal de la Diocesis Canariense, manteniendo a la advocación de la Virgen de la Candelaria como patrona principal de la pocos años antes creada Diócesis Nivariense.

La insistencia geobeliano-esquizofrénica del editorialista malabarista, que pretende transformar en realidad lo que es simple ilusión que anida en su ánimo pleno de negro odio a Gran Canaria, no tiene remedio y debe ser pasada por alto. Sin embargo, produce tristeza y vergüenza ajena oir a todo un obispo cesante, en su despedida oficial, quizá por ignorancia, insistir en el infundio, menospreciando lo oficialmente acordado por el Vaticano. No tan triste sino más bien cómico resulta la magnificación que el editorialista malabarista hace de la celebración que califica como “la más importante de Canarias por historia, tradición y devoción popular”. Muchos de los que peinamos canas desde hace años hemos conocido la bien pobre celebración de Candelaria, a la que asistía medio centenar de personas a visitar a la Virgen en aquella pequeña y desvencijada iglesia, erigida en una playa de callaos. Desde hace unos años, como es uso y costumbre, en su inútil afán de desbancar a Gran Canaria en todo lo que aventaja a Tenerife, los tinerfeños se han inventado antiguos caminos, tradiciones y asistencias multitudinarias, tratando de imitar a las magníficas fiestas del Pino, desde siempre las más importantes del Archipiélago, a las que han asistido y asisten devotos de todas las islas y la mayoría de los grancanarios, esos que desde el siglo XV han adornado a la hoy patrona principal de la Diócesis de Canarias, con una importantísima colección de joyas que, desgraciadamente, fueron sustraídas en su mayoría y con ricas vestiduras, entre ellas valiosos mantos, alguno del siglo XVI que se conservan en perfecto estado y son exhibidas en dependencias del magnífico templo de Teror que fue declarado Basílica por el Papa Benedicto XV en 1916, único visitado por el que fuera Papa Pio XII cuando, siendo cardenal Pacelli, visitó Gran Canaria, en 1934.

Disgusta al editorialista malabarista que la que él denomina “clase política se empeñe en enturbiar la realidad y en empañar los sentimientos de los tinerfeños de bien”. Como siempre, en su senil inmanía, lo único que importa es Tenerife y los tinerfeños, las restantes islas y sus habitantes… “barbudos”. No le parece bien que se hable de un posible Estatuto de Villas Marianas. Curiosamente, el pueblo de Candelaria va a ser aupado a la categoría de Villa, categoría que desde tiempo inmemorial ostenta Teror y se preocupa de que pueda desaparecer el título que él y los ignaros que piensan como él graciosamente otorgan a la advocación de la Candelaria, Patrona Principal de la Diócesis Nivariense y nada más…

Seguiremos comentando las encíclicas dominicales de El Día de Tenerife para información de nuestros lectores.

..................................................................................................
*El G. Tamarán es parte integrante del Grupo de Opinión Tamarán y está constituido por diferentes personas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

j.jorge naranjo israel -

insisto (igual que el editorialista -malabatista ect):EL PROBLEMA DE LA PICUDA ISLA ES QUE PADECEN (POR LO TANTO ESTAN ENFERMOS), LO QUE YO DENOMINO "SINDROME DE LA MADDRASTRA DE BLANCA NIEVES" el chicha cada dia coge el espejo y al mirarse se dice, ¿pero como va a ser posible que exista alguien mas guapo, mas mejor que yo,,,¡imposible!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres