Blogia
La Voz de Gran Canaria

Prisiones veta la visita de un coranista al Salto del Negro y el imán niega que haya radicales

Prisiones veta la visita de un coranista al Salto del Negro y el imán niega que haya radicales El imán de Las Palmas, Mohamed Mahmoud Saleh, hizo ayer un llamamiento a la concordia de todas las religiones y restó importancia al veto impuesto por Instituciones Penitenciarias para que un coranista visitase a los presos musulmanes que están en la prisión del Salto del Negro, en la capital grancanaria.

La dirección de esta cárcel impidió el pasado lunes que el coranista egipcio Yamal Dajli Mohamed Ali entrase en el penal para adoctrinar a los presos musulmanes en la lectura de su libro sagrado. La Delegación del Gobierno en Canarias confirmó ayer esta noticia y argumentó que "se siguió una orden" de Instituciones Penitenciarias para impedir la entrada de este erudito "porque quería pasar una documentación con consignas para el final del Ramadán".
El plan especial que impulsa el Ministerio del Interior contra el terrorismo islamista en las cárceles no preocupa al principal imán de Las Palmas, quien ayer apeló al entendimiento de "todos los hombres de bien" y aseguró que ningún imán "promueve la agresividad" entre sus fieles.

Mohamed Mahmoud Saleh añadió que no tiene conocimiento de la existencia de grupos islámicos radicales en las cárceles del Archipiélago e insistió en que su papel como imán es el de "profetizar lo sagrado del Islam, protegiendo las normas del país" en el que se encuentra. "Las visitas que hago a la prisión del Salto del Negro no son programadas", prosiguió este egipcio que lleva en Las Palmas de Gran Canaria más de 10 años y lidera a la comunidad
de la Liga Islámica de la capital.

"Son visitas humanitarias", explicó el imán de la Mezquita del Rey Jaleb, quien subrayó que en estas citas con los presos trata "de convencer a los fieles que no cumplen los preceptos sociales de España de que vuelvan a su sitio".

La responsabilidad de cualquier imán dentro de la mezquita, la prisión o la calle es la de "lanzar el mensaje de que se cumplan las normativas del país en el que se reside y se respeten sus leyes", insistió, al tiempo que reiteraba su apuesta por la "integración" de los musulmanes en la sociedad española.

Los responsables de la Liga de la Comunidad Islámica en Las Palmas descartaron la posibilidad de volver a pedir permiso a Instituciones Penitenciarias para que el orador del Corán desplazado desde Egipto visite a los presos del Salto del Negro. "Ese trámite llevaría más de 15 días y en ese tiempo se habrá acabado el Ramadán", explicaron. Mohamed Mahmoud Saleh afirmó además que no ha notado un mayor control policial de su actividad como imán desde los atentados del 11 de marzo.

"Tengo un permiso permanente del Ministerio del Interior" para visitar la cárcel, reveló, "y nunca me he sentido amenazado, ni agredido en mi actividad diaria", reiteró. El imán de Las
Palmas aprovechó para lanzar un mensaje de paz a todos los canarios "durante estas fechas del Ramadán". Ningún "hombre de religión fomenta el odio, ni la guerra", apuntó, al tiempo que se comprometía a esforzarse por "frenar a cualquier persona que se desvíe del camino del bien y quiera cometer delitos", concluyó.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres