Blogia
La Voz de Gran Canaria

Cuarenta enfermos se hacinan cada día en el servicio de urgencias del Insular a la espera de una cama

Cuarenta enfermos se hacinan cada día en el servicio de urgencias del Insular a la espera de una cama El Servicio de Urgencias del Hospital Insular de Gran Canaria continúa siendo uno de los puntos negros de la sanidad pública de las Islas. De los 250 pacientes que cada día son atendidos en el servicio, alrededor de 40 se ven obligados a permanecer hasta cinco y seis días en una incómoda camilla dada la acuciante falta de camas que sufre el centro médico. Esa falta de camas tiene su origen en las obras que desde hace cinco años se ejecutan en el centro médico y que, según reza en un cartel de la programación de la construcción, debieron estar finalizadas en 2002 aunque siguen en la actualidad.

Según un informe sobre la actividad asistencial de urgencias, la imposibilidad de ingresar a enfermos que sí debían ocupar plaza de hospitalización continúa constituyendo uno de los grandes tapones del centro médico. Por ejemplo, el 8 de enero fueron 34 los enfermos que se quedaron pendientes de ingresar y el 1 de diciembre, 35, con la particularidad de que los facultativos no pudieron dormir esa noche por estar ocupado el cuarto donde, habitualmente, descansan. Luego, el 12 de enero eran 32 los enfermos que se hallaban esperando para ser ingresados. Ese día, la ausencia de dos ATS obligó a la jefatura a pedir refuerzos. Esa petición se ha repetido en distintas ocasiones.

Asimismo, el 18 de enero, con 42 enfermos de ingresar, los responsables del servicio pidieron el refuerzo de dos enfermeros pero "de madrugada la supervisora ordenó que uno abandonara urgencias". En urgencias del Insular ingresan enfermos que al no poder ser trasladados a planta por la ya mencionada falta camas han recibido el tratamiento hospitalario en ese servicio "en una camilla durante seis y siete días".

El informe interno que detalla la relación de pacientes que cada día se quedan pendientes de ingresar, así como los refuerzos de enfermería, refiere la angustia con la que el personal médico, de enfermería y los celadores tienen que desarrollar su trabajo.

Trabajadores del servicio calificaron la semana pasada de "caótica" la situación de Urgencias, una situación a la que "[la gerente] Rafaela Ariza no sólo no ha dado respuesta a los problemas, sino que está dando largas y, no se sabe si intencionadamente o no, esa tardanza ha situado en la agonía al servicio".

Tienen miedo los comunicantes de que su reivindicación tenga como respuesta la misma que obtuvieron de Román Rodríguez en las últimas elecciones. "Amplió el servicio dedicándole más espacio, es verdad, pero no hizo lo mismo con la plantilla. Eran tiempos de votaciones, por eso tememos que María del Mar Julios caiga en lo mismo", dicen.

Los denunciantes, trabajadores del Hospital Insular, dicen sentirse decepcionados porque los cambios en la dirección de ese centro no se han saldado aún con acciones positivas de cara a sus demandas, y recuerdan que "si las aguas están calmadas es porque los sindicatos con más presencia en el sector sanitario han pactado una tregua de no escandaleras con la gerente Rafaela Ariza, hasta tanto le tome el pulso a la situación, pero esa paz no será eterna".
Según informan, a finales de este mes tienen previsto mantener una reunión con los directivos del complejo hospitalario. Si en esa reunión no se complacen "una buena parte de nuestras demandas", dicen, "en los últimos días de campaña electoral no habrá tregua", concluyen.

A este respecto hemos de recordar que el actual Presidente del Gobierno de Canarias, el tinerfeño Adán Martín, cuando era Consejero de Economía y Hacienda bajo la presidencia de Román Rodríguez aseguraba en 2001 que el presupuesto regional de 2002 "tendía hacia el equilibrio inversor en Sanidad y que será a partir de 2002 cuando Tenerife tendrá más dinero que Gran Canaria en infraestructura sanitaria".

Adán Martín decía también que el Gobierno acabaría “lo antes que pueda en función de los recursos financieros” con el desequilibrio inversor que en los últimos años se ha producido en inversión sanitaria, y que ha perjudicado a la isla de Tenerife. En el año 2001, sin embargo, todavía habrá más recursos en esta materia para Gran Canaria, si bien la Consejería de Economía y Hacienda considera que “en pocos años Tenerife superará a Gran Canaria” en inversión.

Los resultados a la vista están. El supuesto "defensor" de Gran Canaria, el Presidente del Partido Popular, José Manuel Soria -quien sostiene en el poder el gobierno tinerfeñista de Coalición Canaria, presidido por Adán Martín- no dice una palabra sobre que las necesidades grancanarias son objetivamente mayores que las de Tenerife por su mayor población, mayores bolsas de marginalidad y peor calidad de vida. Soria no reclama en absoluto el hecho de que buena parte del Hospital General de Gran Canaria Doctor Negrín sea un cascarón vacío, por la falta de camas dotadas y la escasez enorme de personal sanitario de todos los niveles, y permite también con su silencio situaciones sangrantes como la que denunciamos ocurre en nuestro Hospital Insular, o permite que la plataforma "El Pino es nuestro" siga clamando en el desierto por falta de los fondos necesarios que permitan que la antigua Clínica vuelva a tener el debido uso sociosanitario que la sociedad grancanaria necesita urgentemente.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres