Blogia
La Voz de Gran Canaria

Las dunas de Maspalomas desaparecen ante la indiferencia del Cabildo y Ayuntamiento

Las dunas de Maspalomas desaparecen ante la indiferencia del Cabildo y Ayuntamiento Las Dunas de Maspalomas, máximo símbolo turístico de la Isla de Gran Canaria y, por extensión del Archipiélago Canario, están desapareciendo rápidamente ante la indiferencia del Cabildo "Inútil" de Gran Canaria y el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

De esta imagen, de las Dunas, vive directamente gran parte del sector turístico, y, de forma indirecta, la mayoría de la sociedad grancanaria. Porque este paisaje de dunas no es solamente un ecosistema único, sino, además, uno de los principales motores de nuestra economía. Dunas que van y vienen según les dé el viento; dunas de arena dorada que sirven de marco incomparable para las cientos de fotografías que se realizan a diario; dunas que se encuentran en proceso de desaparición... El Grupo de Investigación de Geografía Física y Medio Ambiente de la ULPGC ha dado la voz de alarma a las instituciones encargadas de dar una solución a esta problemática.

¿Qué catálogo de viajes no incluye una fotografía espectacular de las Dunas de Maspalomas acompañando al destino de Gran Canaria? Es, sin duda, uno de los retazos de patrimonio natural de esta Isla más llamativo para el turista nacional y extranjero. Nadie duda, tampoco, que es una de las fuentes de riqueza para el sector turístico ubicado en el sur. Las dunas atraen a los turistas, que se hospedan en establecimientos hoteleros, comen en restaurantes y se divierten en los pubs nocturnos. En definitiva, el turismo deja su dinero en Gran Canaria gracias, en gran parte, al espectáculo de las Dunas de Maspalomas. “¿Pero quién le devuelve algo a las dunas?”, se pregunta Luis Hernández Calvento, doctor en Geografía de la ULPGC y responsable de la tesis Análisis de la Evolución del Sistema de Dunas de Maspalomas, Gran Canaria, Islas Canarias (1960-2000).

Este trabajo, que se desarrolla en el Grupo de Investigación de Geografía Física y Medio Ambiente de la ULPGC, dirigido por la catedrática Emma Pérez-Chacón, nació con la intención de analizar la evolución del sistema de Dunas de Maspalomas en los últimos 40 años, y la repercusión que el turismo ha tenido en este desarrollo.

Las conclusiones son alarmantes. El sistema de dunas en Maspalomas no funciona siguiendo el modelo considerado hasta ahora. “No es el circuito cerrado que se pensaba, en el que las entradas y salidas de las arenas estaban en equilibrio”, explica Hernández Calvento. “Muy al contrario, existe un déficit importantísimo de arenas, es decir, que salen más de las que entran por la Playa del Inglés, su lugar natural de acceso el campo de dunas. Y lo que es peor, este déficit aumenta con el tiempo”.Esta pérdida ha provocado la generalización de procesos de erosión en esta playa. Así, cada año, las dunas tienen menos arena y se alejan cada vez más de la costa: la primera línea de dunas en los años 60 sólo distaba 70 metros de la costa; en el año 2000 está a 245 metros de distancia. Igualmente, la altura de las dunas en todo el sistema ha disminuído en más de un metro desde los años 60 hasta la actualidad (en algunos puntos lo ha hecho en dos o más metros), lo que significa una pérdida aproximada de 4 millones de metros cúbicos de arena en tan sólo 40 años. “En consecuencia, en la Playa del Inglés ya son visibles las rocas que conforman el basamento, y que hasta escasas fechas se localizaban bajo las arenas. Lo mismo ocurre con las superficies de arenas húmedas, que cada año crecen más, frente a las arenas móviles –secas- que deberían dominar en este sector del sistema. Estos hechos indican que la Playa del Inglés se pierde poco a poco, pero de forma continuada desde los años 60”, sentencia el responsable de la tesis, Luis Hernández.

Este trabajo de investigación también ha detectado que la urbanización de Playa del Inglés, que se adentra en el campo de dunas en forma de cuña, ha interferido en el tránsito de los vientos, y, por ello, en el transporte de la arena, anulando la ‘alimentación’ hacia la zona interior del campo de dunas. Como consecuencia, la vegetación de esta zona se ha extendido ampliamente a lo largo de estos años, por lo que también ha incidido en la paralización del sistema interior. Si a ello unimos el gran impacto que han sufrido las dunas debido a su mala utilización por parte de los usuarios de la playa (construcción de estructuras de piedras para protegerse del viento, utilización de las dunas como baños públicos, etcétera…), la conclusión es que se hace necesaria una actuación institucional urgente que siga manteniendo a Maspalomas como el mejor reclamo turístico de la Isla.

El objetivo actual de Luis Hernández Calvento es concienciar a las instituciones para financiar un programa de investigación que permita hallar la causa que produce la pérdida de arena, con el fin de buscar una solución óptima para reconducir el proceso natural, si fuera necesario. “Resulta clave entender que en este sistema, más que en otros, se imbrican claramente tres aspectos: el natural, el patrimonial y el económico. Nuestra intención es seguir contando con la imagen de las Dunas de Maspalomas que los grancanarios –y todos los que se acercan a la isla con intención de visitar este enclave- hemos disfrutado hasta la actualidad”.

Datos de interés:

Grupo de Investigación de Geografía Física y Medio Ambiente
Departamento de Geografía
Edificio Millares Carló
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
Calle Pérez del Toro, 1
35003 Las Palmas de Gran Canaria
Tlf. 928.45.27.74/ 928.45.29.93
Fax. 928.45.27.74
Directora del Departamento: Emma Pérez-Chacón Espino

Consulte en línea la tesis completa del Dr. Hernández Calvento sobre la desaparición de las Dunas de Maspalomas (Formato PDF)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres