Blogia
La Voz de Gran Canaria

Divide y vencerás...

Divide y vencerás...

JOSÉ JUAN ESPINO RODRÍGUEZ
Guaire Adarguma Anez’ Ram n Yghasen

Desde hace bastante tiempo el periódico El Día viene sosteniendo, mediante sus editoriales, una absurda campaña, digna de mejor causa, en torno a la denominación de Gran para la isla hermana de Canaria.

Yo que me considero canario y tinerfeño, por ese orden, siento vergüenza ajena al ser testigo de cómo algunos medios de comunicación, pretendidamente serios y pretendidamente canarios, se empeñan en hacer comulgar a la ciudadanía con ruedas de molino, creando y sosteniendo absurdas polémicas en cosas nimias, cuando el país está inmerso en una situación de caos en los aspectos medio ambientales, económicos, políticos y culturales, donde la corrupción, en todos los órdenes, ha tomado carta de naturaleza sin que esta situación parezca inquietar en exceso a determinados medios de comunicación, especialmente cuando éstos esperan suculentas subvenciones por parte de los entes públicos y no menos jugosos contratos de publicidad por parte de determinadas empresas monopolísticas europeas establecidas en nuestra nación y que no verían con buenos ojos que el pueblo canario asumiese sentimientos de pertenencia como pueblo diferente y diferenciado.

A la mayoría de los canarios nos importa muy poco el que a una isla se la denomine Gran o Grande, pues en esencia todas lo son. Nos preocupa muchos más el que ciertos editoriales de determinados periódicos "locales", que siempre han estado al servicio del colonialismo, continúen empeñados en mantener abierto el denominado pleito insular, pleito creado y sostenido por el colonialismo español y sus políticos canarios de servicio, cuya filosofía está inspirada en la máxima romana de "divide y vencerás", haciéndonos así la Gran Puñeta a los canarios.

En la pasada edición, del domingo 7 de enero, del periódico El Día, en su editorial titulado "La "Gran" mentira, un obstáculo para la unidad," el editorialista nos sorprende entre otras "perlas" con las siguientes: "En un principio, el Archipiélago fue Canaria, y la isla que se creía mayor era Canaria a secas, y hasta se llegó a nombrar como Las Palmas. Más tarde el Archipiélago fue conocido como islas de Canaria, y así siguió hasta que se supo que la isla principal y más bella era la "isla del infierno", Tenerife, como nos recuerdan algunos libros y hasta el actual aspirante a presidente, Manuel Lobo, para quien es infernal, Gracias señor Lobo."[...]

Me temo que el editorialista en cuestión, no está muy impuesto en cuestiones de Historia de Canarias, es más, de sus expresiones se deduce que no es canario, por ello me voy a permitir aclararle algunos aspectos de nuestra historia especialmente relacionados con la denominación de la islas en la edad clásica y en la baja edad media, cuando la península ibérica -parte de la cual hoy conforma el reino de España- estaba recién salida de la era del oscurantismo que dominó en Europa durante más de catorce siglos.

Veamos algunas de las denominaciones dadas a las Islas Canarias en la antigüedad: Campos Elisios; Islas de las Hespérides; Islas Afortunadas, son algunos de los nombres aplicados a nuestro archipiélago según algunos autores clásicos como: Virgilio (Eneida 6.638) y Horacio (Epodos, Oda 16), relatos históricos de Plutarco, Luciano, Diodoro Sículo y Salustio. Mansión de los Bienaventurados, Paraíso de los Elegidos, Islas Felices y otros análogos. El nombre de Canarias atribuido a Juba II, no deja de ser una de tantas especulaciones, siendo más cierto que la isla tomó el nombre de sus primitivos moradores, los Canarii, pueblo mazigio procedente del norte de nuestro continente.

Por otra parte, se observa que el autor del editorial, en un intento por justificar la inexistencia del apelativo Gran o Grande para la isla de Tamarant (Gran Canaria) en las crónicas de Le Canarien, hace referencia a la invasión depredatoria normando-castellana de 1402 comandada por los piratas Juan de Bethencourt y su socio Gadifer de Lasalle, los cuales habían partido de La Rochela para Cadiz el 1 de mayo de 1402 con ochenta franceses, a los cuales se unen otros mercenarios castellanos. Bethencourt, tras enfrentarse a un motín de la tropa mercenaria y marinos, quienes le reclamaban los salarios atrasados de meses, consigue contentarlos pagándoles parte de los mismos, gracias a un préstamo concedido por un tío suyo. Tras robar un ancla y un esquife a un capitán inglés que estaba subastando una presa en Cádiz, prosiguen viaje a Titoreygatra (Lanzarote) a donde llegan a fines de junio de 1402.

Con ellos vienen dos capellanes miembros de la secta católica, Juan Leverrier, presbítero, y Fray Pedro Boutier (no Bonthier), O.S.B. (no O.F.M.). Bethencourt y Gadifer se apoderan de Titoreygatra (Lanzarote); edifican, un fuerte en Rubicón. Bethencourt, por falta de recursos, vuelve a Castilla y a Francia con un cargamento de esclavos de naturales de Titoreygatra, a gestionar ayudas, dejando a Gadifer como gobernador en la isla y a Berthin de Berneval como comandante del fuerte (Hist., I, 17; BAE, XCV, 65a-b). (Las Casas)

Continúa el editorial en los siguientes términos: "Más tarde los pillos políticos de allí, cuyos nombres guardamos en la memoria, vieron oportuno emplear el "Gran" para Canaria con mayúscula, porque con minúscula no indicaba su denominación, sino su tamaño hasta que fue conquistada y conocida la isla de Tenerife. Y eso no vale, atenta contra la unidad y pone en solfa la armonía y fraternidad del Archipiélago".

No deja de tener una gran carga de cinismo por parte de este pillo periodista el que nos hable de unidad, armonía y fraternidad, después de haber desgranado toda una serie de sandeces en ese bodrio de editorial en el que vierte todo lo contrario.

En cuanto al término de Grande o Grand, ya se aplicaba a la isla Canaria desde muchos siglos antes de que estuviesen en boga esos pillos políticos, según los califica el autor del susodicho editorial. El Consejo de Castilla emitió cientos de documento relativos a la isla Canaria en los que se antepone el termino Grand o Grande, este término aplicado a la isla Canaria está documentado como mínimo desde 1478, unos 16 años antes de que la isla de Chinet (Tenerife) fuese invadida de manera reglada por las hordas mercenarias castellanas, a las órdenes del esclavista y depredador de pueblos y culturas, Alonso de Lugo, por encargo de los nefastos reyes católicos.

Y continúa el articulista: "En estos tiempos, la TV canariona y la TV española se desgañitan cada segundo con el "gran, gran, gran," y la "capitalgrancanaria, capitalgrancanaria", con el fin de elevar esa isla y a la ciudad a la máxima potencia."

Lástima que el editorialista no muestre la misma sensibilidad en torno al continuo canto de sirenas que tanto los medios de comunicación (o de descomunicación) citados por el editorialista como el suyo propio, vienen orquestando continuamente: España, España, España, sosteniendo mentiras tales como: "En el Sur, se ha inaugurado el hotel más moderno de España" "Vilaflor, el municipio más alto de España", o "El Teide, la montaña más alta de España" "Las lluvias también han descargado en el "resto" de España" "Navidades al Sur de Europa", etc. Claro que estos "doctos" periodistas y algunos seudos intelectuales carecen, por lo que se lee, de los más elementales conocimientos de geografía, lo que les obliga a ignorar que nuestra nación canaria esta situada en el noroeste de África, de cuyo Continente formamos parte como el resto de las islas y Archipiélagos de: Madeira, Archipiélago de Cabo Verde, Bioko, Santo Tomé y Príncipe, Santa Elena y Ascensión, Madagascar, Archipiélago de las Mascareñas, Zanzíbar, Pemba, Archipiélago de las Comores, Archipiélago de las Seychelles, Socotora, Islas Salvajes. Es probable que estos periodistas reciban suculentas prebendas por continuar sosteniendo estas falacias, ya que, tal como afirmó cierto propagandista Nazi, "Una mentira continuamente repetida acaba siendo asumida como verdad", y de esto saben mucho los medios de "comunicación" en Canarias.

A continuación transcribo, como ejemplo, tres documentos de los cientos existentes en los que se aplican el término de Grand o Grande a la isla de Tamarant (Canaria), si algún lector tiene interés en el tema puede consultar, entre otros, los autores citados al final de este artículo:

1478 Marzo 15. Sevilla (f. 42). Merced a Esteban Pérez de Cabitos, vecino de Sevilla, de la alcaldía mayor de la isla de Gran Canaria para que conozca vitaliciamente todos los pleitos civiles y criminales, en pago de los gastos que ha hecho en servicio real. Se ordena al concejo de dicha isla que lo reciba en su cargo y le guarde los derechos inherentes al mismo. El Rey. Gonzalez. Señalada; Villalón. (E.Aznar Vallejo. 1981)

En verdad, el 4 de febrero de 1480, día en que se extendió el nombramiento, Pedro de Vera se encontraba en su casa de Jerez. "Acatando como la conquista" de las "Yslas de la Grand Canaria e Tenerife nos pertenesce", para que pudiese llevarla a cabo, sin tropezar con oposición, acumuló los cargos de alcaide de Villa Real de las Palmas, gobernador, capitán mayor y corregidor de Gran Canaria. Pedro de la Algaba o quien la tuviese, le entregaría la fortaleza y los justicias sus varas, siguiendo "ynquisiciones".

Descubiertos los culpables de "los escándalos e ruydos e diferencias", que cristalizaron en "divisyones", enfrentando a milites, caballeros y escuderos, los enredadores pararían en la cárcel, siguiendo juicios sumarísimos.

Ejecutadas las penas de destierro y muerte, en orden cabildo y milicia, iniciaría la tarea de "sojuzgar" a los naturales de la isla, "a nuestra santa fe católica", "fasta la ganar e vos apoderar", continuando en "Tenerife y la Palma", también en "poder de ynfieles".

1481, Por si lo había olvidado, el Católico recordó a Pedro de Vera el deber de continuar la guerra, conquistando Chinet (Tenerife) y Benahuare (La Palma). En albalá dirigida al provisor de Villafranca, la reina expuso los planes para 1481: "los concejos de las behetrías de mis regnos", darían "todos los galeotes e marineros que son obligados a me servir, cada e quando fisiere o mandase faser armada". Remitido un tercio para transportar la primera cosecha de "omicianos", los restantes quedarían en reserva, con destino a la armada "gruesa", que se proyectaba para abril. Recién terminados los movimientos de Galicia, contra el Obispo de Santiago, abundaban caballeros inculpados, a causa de la guerra. El 17 de enero de 1481, Isabel les invitó a servir "por su persona" y a su costa, "con la gente" y durante el tiempo que acordasen con el Justicia Mayor, nunca inferior a seis meses: "sepades que después que yo mandé conquistar la Isla de la Gran Canaria, e por la gracia de nuestro señor se ganó e los infieles della se convirtieron a nuestra santa fe católica", Pedro de Vera y "mis gentes e capitanes, que están en la dicha costa", emprendieron la conquista de Chinet (Tenerife y Benahuare (La Palma)", igualmente "en poder de ynfieles". Imposible "reducir... las dichas islas, sin que aya de yr e vaya más gente", para que los naturales fuesen "convertidos" o "lançados" de la tierra, apelaba a los "omicianos, por ser sus vasallos reacios al servicio en las armas y caro el soldado profesional. Cumplido el tiempo asentado, certificado de Pedro de Vera y Michel de Moxica, les haría libres de culpa y de acudir a la guerra, por los días de su vida. (L. Al. Toledo)

1490. Agosto, Córdoba. Día en blanco S.-AS, RS,ACV, pc. IX-14go-VIII/I-2. Para que enbíen rrelación de Xerez lo que se vendieron los canarios.

Don Fernando e Doña Ysabel etc. A vos Pedro de Vique, vecino de la cibdad de Xerez de la Frontera, salud e gracia. Sepades que a nos es fecha relación que vos tovistes cargo por Pedro de Vera, nuestro gouernador de la Grand Canaria, de vender los Canarios e Canarias quel truxo de la ysla de la Gomera e que auéys la cuenta e rrazón dello. E que asy mismo que vos ouistes cargo de vender por Doña Beatriz de Bouadilla otros ciertos canarios e Canarias de la dicha ysla. E, porque nos queremos saber la verdad de los que fueron e que presios; lo vaheron e a qué personas se vendieron, mandamos dar esta nuestra carta para vos por la qual vos mandamos que del ora que vos fue re leyda e notificada fasta ocho días primeros siguientes, parescades personalmente ante los de nuestro consejo e traygades los libros e mmorias e otras escripturas que ayades tocantes a lo susodicho por que nos lo mandemos ver e en ello se prouea segund cumple a nuestro servicio. E no fagades ende al so pena çinco milI mrs. Dada en Córdoua, a. (blanco) días del mes de agosto año de noventa. E otrosy trahídas ante nos las escripturas e abtos que en qualquier manera sobre esto ayan pasado, que veído, vos haremos pagar vuestro gasto e devido salario que ayades de aver por la venida a nuestra corte e estada en ella e por la vuelta a vuestra casa. Don Aluaro, deán de Seuil1a, An-drés doctor, Antonius doctor, Didacus doctor. Yo Luys del Castillo escrivano etc. (D.J.Wölfel)

Me permito sugerir a don José Rodríguez que seleccione mejor a sus editorialistas, pues los actuales desdicen mucho de la seriedad que pretende hacer gala su periódico.
Ciudad colonial de Eguerew, enero de 2007.

Fuentes consultadas:

- Luisa Isabel Álvarez de Toledo
Duquesa de Medinasidonia
África Versus América
En: www.webislam.com/?idl=203 - 43k

- Eduardo Aznar Vallejo
Documentos Canarios en el Registro del Sello (1476-1515)
Instituto de Estudios canarios. La Laguna-Tenerife, 1981

- Fray Bartolomé de Las Casas, O.P.
Brevísima relación de la destrucción de África.
Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, 1989

- Dominik J. Wölfel
Estudios Canarios
H.Nowak. Burgfried-Verlag
Hallein-Austria, 1980

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres