Blogia
La Voz de Gran Canaria

Vegueta y Triana, primer centro histórico creado en ultramar por la Corona

Vegueta y Triana, primer centro histórico creado en ultramar por la Corona El centro histórico de Las Palmas de Gran Canaria, situado en los barrios de Vegueta y Triana, fue en el siglo XV la primera ciudad fundada por la Corona de Castilla en el Atlántico, singularidad que destaca la candidatura para que la Unesco lo declare como bien Patrimonio de la Humanidad.
..................................................................................................

El primer centro histórico de Canarias, declaración que obtuvo en 1973, alberga singularidades urbanísticas y arquitectónicas como la de ser, a partir de 1500, la primera ciudad española en ultramar que tuvo una catedral, la de Santa Ana, además de la primera plaza mayor cívico-administrativa del imperio español y la América hispana, que también tomó el mismo nombre.

Esta Plaza de Santa Ana albergó, entre 1512 y 1518, la fachada y las torres de la catedral y el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ciudad que fue fundada en 1478 y a la que en 1515 se le concedió el título de Noble Ciudad de Las Palmas, explicó el historiador Alfredo Herrera Piqué, quien ha coordinado y elaborado los trabajos de esta candidatura, por encargo del Ayuntamiento. Por eso, destacó, Santa Ana fue el primer prototipo de plaza mayor planificada que concentró los poderes civiles y religiosos.

"Este tipo de plazas, que concentran el poder religioso y el civil, fue el que se implantó, con una forma más cuadrangular, en lugares de América como Santa Fe de Bogotá (1535), Lima (1538), Méjico o Santiago de Chile, y no en España, donde a las primeras que se hicieron, la de Valladolid (1563-1603) y la de Madrid (1617-1619), se les dio otra concepción", refirió. El edificio municipal ubicado en uno de los laterales de la Plaza de Santa Ana fue, junto con el de Sigüenza (Guadalajara), prototipo de la arquitectura municipal en España y América entre los siglos XVI y XVIII.

Este entorno tenía en 1480 un ayuntamiento; en 1485, obispado y sede catedralicia; en 1499, tribunal de la Inquisición; en 1526, la Real Audiencia de Canarias; y en 1589, el Gobierno general, la Presidencia de la Audiencia y la Capitanía General de Canarias, explicó Herrera Piqué.

De Vegueta y Triana también destaca su "trama urbana de transición" entre el urbanismo medieval, con callejuelas espontáneas y sin orden, como las que rodean a la iglesia de San Antonio Abad, y el urbanismo organizado, que es absolutamente simétrico y se dio luego en todas las ciudades americanas fundadas por España, como Bogotá, Lima, Méjico, Buenos Aires, y Chile. Alfredo Herrera Piqué, que fue el director del Museo Canario, se refirió también a la pervivencia de la trama urbana de finales del siglo XV y principios del XVI que se da en este centro histórico.

"Al superponerlos, los planos de finales del siglo XIX coinciden con los del XV, excepto en la modificación que hubo como consecuencia de la desamortización de los conventos, que se ubicaban en la zona en la que hoy se encuentran la Alameda de Colón, la Plaza Cairasco y el Gabinete Literario", aseveró.

Herrera Piqué, que fue consejero de Cultura (1983-1985) del primer Gobierno de Canarias y ex senador socialista por Gran Canaria, trabaja en la elaboración de esta candidatura desde 2000 y confía en que, una vez culminada la redacción de los volúmenes que la conforman, sea presentada en octubre al Gobierno regional para que comience su tramitación.

En un primer momento, se elevará la propuesta al Ministerio de Cultura, que será el encargado, si procede, de enviarla al Instituto Internacional de Museos y Monumentos, de donde pasaría a la Unesco ya dictaminada. Otro de los hitos históricos relacionados con este entorno hace referencia a la posesión de la primera carta político-administrativa de ordenación municipal del archipiélago. Desde el punto de vista económico, el entorno de Vegueta y Triana fue además la primera ciudad del imperio español en Ultramar que, a partir de 1480, cultivó y exportó la caña de azúcar.

"Ello contribuyó a su papel como puente entre Europa y las Antillas porque "en su segundo viaje, en 1493, Colón llevó desde Las Palmas plantones de caña de azúcar a Santo Domingo, donde se inició luego la economía azucarera en el Caribe", contó Herrera.

El historiador recordó que desde mayo de este año, uno de los patios de la Casa de Colón, ubicada en Vegueta, muestra una réplica en bronce del único testimonio escrito por el almirante que confirma su estancia en Gran Canaria: una carta fechada el 22 de mayo de 1502 cuyo original se conserva en el Archivo de Indias de Sevilla.

Para recabar las certificaciones originales que acreditan en este trabajo algunas de las peculiaridades del centro histórico de la capital grancanaria, Herrera Piqué se dirigió al archivo de Simancas (Valladolid), explicó a Efe la concejala de Cultura del Ayuntamiento, María Isabel García Bolta. Entre esas certificaciones, se aporta el documento, fechado el 13 de mayo de 1478, en el que figura el origen de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, y el título de Noble Ciudad de Las Palmas, concedido en 1515.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres