Blogia
La Voz de Gran Canaria

Los empresarios advierten en un amplio informe que la incertidumbre frena a Gran Canaria

Los empresarios advierten en un amplio informe que la incertidumbre frena a Gran Canaria En su Asamblea General de octubre, el Círculo de Empresarios de Gran Canaria aprobó por unanimidad un interesante análisis de la actualidad económica y social de la Isla y de Canarias, así como la propuesta de una serie de estrategias de futuro para las actividades y los frentes de acción primordiales. Es el primer pronunciamiento que el Círculo hace público en su actual etapa, presidida por Alberto Cabré de León.

"No cabe duda que estamos ante una situación crucial para Canarias y, como es natural para nuestra isla de Gran Canaria. La mayoría de lo parámetros por los que se mide la actualidad económica de las islas siguen siendo positivos, saliendo de un ciclo muy importante para el desarrollo económico de Canarias, 1995-2000, para entrar en una fase de nuestro crecimiento económico que si bien no es negativa, si crea importantes incertidumbres de futuro.

Incertidumbres generalizadas en casi todos los campos de la actividad económica: incertidumbre respecto a nuestro modelo turístico y también respecto a la fiabilidad de nuestro ordenamiento jurídico y planeamiento territorial. Incertidumbre respecto al funcionamiento de la RIC, además de en el control de la presión fiscal. Asimismo, respecto a la modernización de nuestras administraciones locales, insulares y autonómicas o respecto al estado de nuestras infraestructuras y viabilidad de nuestros sistemas de salud, de educación, etc.

En definitiva incertidumbres de todo tipo que se extienden de manera creciente, generando un marco absolutamente inestable que está condicionando diariamente la toma de decisiones del empresario. Creemos ante ello que es el momento de dar un cambio de rumbo, y para eso es necesario tomar decisiones adoptando acciones concretas. El desarrollo de nuestras empresas, la inversión, la apuesta por la innovación y la creación de empleo están siendo poco favorecidas, más bien, nada favorecidas. Hemos asistido en épocas recientes a toda una carga de legislación que ha afectado gravemente nuestra toma de decisiones generando una gran inseguridad jurídica y económica, con toda una maraña de leyes y normas que parecen ser hechas expresamente para parar cualquier interés de inversión empresarial.

En definitiva frente a lo elemental que hubiese sido, en estos momentos de ciclo bajo: fomentar la inversión, se ha hecho todo lo contrario. (...) desarrollo turístico. El debate abierto sobre la necesidad de un cambio del modelo turístico no es coyuntural, por lo que la aprobación de normas marcadamente intervencionistas con medidas de efectos tan perversos como la moratoria sólo sirven al final para parchear y postergar lo inevitable, protegiendo productos obsoletos frente a las nuevas inversiones necesarias para adaptar nuestra planta y oferta turística a las nuevas exigencias del mercado.

La internacionalización de la economía, la aceleración del cambio del modelo global tanto a escala internacional como local, y la explicita inexistencia de un proyecto para Canarias requiere de una estrategia general que debe ser consensuada, desarrollada y pactada necesariamente entre los poderes públicos y el sector privado. El sector turístico está en una creciente competitividad en un marco cambiante que requiere de planteamientos sólidos y una clara visión de futuro. No podemos hablar de estrategias y planificación basadas en periodos legislativos. (...) Consideramos que hablar de crisis y hacer generalizaciones de este tipo en materia turística supone simplificar demasiado, hacer un reduccionismo incorrecto.

Es cierto que existen determinados segmentos que necesitan una profunda renovación pero ello no supone que estemos de acuerdo en decir que el turismo de sol y playa está agotado. Al contrario es nuestro mejor activo que debe redefinirse con valor añadido. La potenciación de la calidad y la cultura de la excelencia para todos y cada uno de nuestros productos turísticos debe ser uno de los ejes básicos diferenciadores de la oferta turística y consecuentemente de nuestra imagen turística.

La marca Gran Canaria forma el eje central de todo un desarrollo turístico de nuestro Patronato de Turismo al que esperamos ver en realidades concretas, con acciones y dotaciones presupuestarias. ¿Cuales deberían ser las prioridades de la Consejería de Turismo?.

Creemos que en primer lugar la definición del modelo y el apoyo al sector bajo un modelo acordado. Y lo más importante: un fuerte compromiso con la promoción. Sólo un dato, el Gobierno de Canarias únicamente destina un 0,5% de su presupuesto a la promoción turística del Archipiélago. El incremento de esta partida es absolutamente prioritario en los presupuestos del 2005. Sin embargo no se trata únicamente de un tema de cantidad, también estamos hablando de la forma en la que debemos promocionar Canarias. Un turismo de calidad requiere por otra parte un entorno al mismo nivel, lo que implica una provisión suficiente de servicios públicos, disponer de infraestructuras de transportes adecuadas, la conservación del medio natural, una buena señalización turística, etc.

Pongámonos a trabajar con nuestra fortaleza, un clima excepcional, riqueza natural de la que destacan las playas y el paisaje, infraestructura y condiciones de vida europea, importante oferta de campos de golf e instalaciones dedicadas al windsurf, surf y practica deportiva de pesca de altura, una buena oferta de ocio relacionada con la animación nocturna, una buena satisfacción y fidelidad de nuestros visitantes en términos generales. Estamos convencidos que también nos ayuda la progresiva liberalización del transporte aéreo mundial, el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y su aplicación al sector turístico; así como la proximidad al principal mercado emisor del mundo: Europa. Y para ello es necesario establecer y poner en marcha una serie de acciones para un turismo sostenible referidas a la propia promoción turística de Gran Canaria en nuestro caso. A la formación profesional y universitaria del personal que trabaja en el sector. Las áreas dedicadas al tiempo compartido, turismo rural, de salud, de negocios y convenciones, etc. Consideramos de vital importancia la puesta en marcha definitiva del Palacio de Congresos del Sur de Gran Canaria, lamentando también aquí también la actuación y el comportamiento de la Comunidad Autónoma para con los socios privados de una iniciativa que ha provocado un alto grado de inseguridad jurídica e incertidumbre sobre la capacidad de nuestras Administraciones para gestionar bien recursos ajenos y respetar como es debido los derechos adquiridos por terceros.

Como resumen nuestras propuestas irían por: Reformular la actual legislación turística y urbanística para acabar con la arbitrariedad, la discriminación injustificada, la inflación de procedimientos, la falta de transparencia y el fracaso en su aplicación tal y como resulta de las actuales Directrices. El impulso de nuestra promoción externa, abriendo cauces para impulsar la participación responsable del empresario tanto en la financiación de las acciones como en la ejecución y control de las mismas. Reforzamiento de las labores de inspección técnica de los complejos turísticos. Aumento de la inversión en los municipios turísticos. El fomento de los programas de formación en la propia empresa. La realización de campañas de concienciación de la población Solucionar los problemas de nuestra falta de puertos deportivos. Trabajar por una política turística europea que promueva su turismo interior y luche contra la competencia desleal de terceros países.

El impulso de la RIC

No cabe duda que esta figura ha hecho una enorme contribución al crecimiento económico canario traducido en la mejora y modernización de nuestro tejido productivo, en la capitalización de nuestras empresas, y por ende, en la elevación de nuestro nivel de renta acercándola a la media comunitaria. Es innegable que la RIC ha actuado como un verdadero motor generador de inversiones empresariales de toda clase de equipamientos, construcciones e instalaciones que han contribuido significativamente a mejorar la competitividad de nuestras empresas y, en menor medida, ha incentivado la inversión publica facilitando financiación barata a la administraciones Canarias para acometer infraestructuras en las islas.

También destacaríamos en este periodo la presión que ha ejercido la Delegación de Hacienda en Canarias sobre la empresas del archipiélago que han dotado RIC. Se abrieron numerosos frentes que ha habido que ir limando recurriendo en muchas ocasiones a modificaciones legislativas que se podían haber obviado simplemente si se aplicase el sentido común por parte de la Inspección de Tributos. Así no se aceptaron los terrenos adquiridos como aptos para materializar la RIC, aun cuando estos fueran utilizados de forma accesoria para construir sobre los mismos. También se negó la posibilidad de dotar la RIC a los profesionales. Hoy sigue sin admitirse la inversión en aplicaciones informáticas y también en su día se rechazó el 50% de inversiones en deuda publica canaria cuando no se había acometido todavía el otro 50%.

Este y algunos otros temas llegaron a ser solucionados después del informe del llamado "Comité de Sabios" y de la consulta vinculante que dejaron no obstante muchos cuestiones sin resolver. Una de esas controversias es la de la inversión en bienes usados en la RIC. Da la impresión que se quiere primar lo nuevo frente a lo rehabilitado circunstancia preocupante en un territorio limitado como el nuestro.

Otra de las pocas afortunadas interpretaciones de la Dirección General de Tributos es que solo entiende como apto para dotar la RIC los beneficios procedentes de los resultados ordinarios de la empresa y/o de los activos afectados a la actividad económica desarrollada, eliminando la posibilidad de dotarla con aquellos que considera beneficios extraordinarios, pese a que en la ley no se distingue entre unos u otros. En fin, sólo recordar que el ultimo ejercicio sobre el que podemos dotar la RIC es el que termina el próximo 31/12/2005. Por lo tanto, estamos hablando de que para negociar con Bruselas no solo hay que tener las ideas claras sino que hace falta tiempo e información para ser capaces de transmitir adecuadamente las necesidades que como región insular y ultraperiférica tiene nuestra Comunidad. En tal sentido, creemos importante que se incorporen a la nueva RIC las siguientes modificaciones: Permita la materialización de los fondos dotados a la RIC en la creación y mantenimiento de empleo y en la formación de nuestros trabajadores. Flexibilice la posibilidad de materializar en activos usados cuando estos sean objeto de mejoras sustantivas, al objeto de facilitar la rehabilitación de las zonas turísticas y comerciales degradadas, inclusive en el ámbito extrahotelero cuando las inversiones puedan facilitar la unidad de explotación concentrando la propiedad. Admita la materialización indirecta en deuda privada de entidades que la emitan al objeto de efectuar estas ultimas inversiones en los activos designados, de tal forma, que facilite una nueva vía de canalización de las inversiones. "Contemple la inversión en viviendas para alquiler con opción de compra con condiciones similares a las existentes en el régimen especial de alquiler de viviendas del impuesto de sociedades. "Reduzca el periodo mínimo de permanencia de las inversiones a tres años. "Conceda la posibilidad de dotar RIC a cualquier contribuyente de las islas que con independencia de su fuente de ingresos se obligue a invertir en la creación de actividades económicas de canarias. Incorporar la posibilidad de materializar la RIC en iniciativas culturales de proyección social.

Gestionar eficazmente recursos escasos.

En relación con la recaudación de tributos en Canarias es de destacar el cierre del ejercicio del 2003 con un aumento del 11,04% de los impuestos indirectos, destacando el incremento del IGIC en un 11,47 y del impuesto de matriculación en un 10,97. También observar el incremento del Impuesto Especial sobre Combustibles en un 12,19%. Con la simple lectura de estos datos vemos el desfase entre el incremento de la recaudación de estos tributos y el crecimiento del PIB en Canarias en un 2,8%. Sin mayor justificación estamos castigando con esta presión fiscal a sectores económicos importantes por su volumen y su creación de empleo. Las políticas fiscales no deben ser meramente recaudatorias como lo son, por tanto, en la actualidad; sino, mas bien al contrario, deben ser instrumentos supeditados a políticas económicas y de inversión.

Somos conscientes de que Canarias se encuentra en una encrucijada en cuanto a su política fiscal y recaudación de tributos lo que requiere bajo nuestro punto de vista un nuevo planteamiento de asignación de tributos y recursos con el objeto de dar a nuestra economía, nuestro comercio, nuestro turismo, nuestras industrias, un aire fresco de verdadero incentivo que promueva la demanda, amplíe la base de recaudación, y con menos tipos, la misma recaudación. Se tratar de recuperar el atractivo de compras en Canarias.

Es triste observar cómo en algunos sitios de la península se pueden comprar mercancías destinadas al consumo mucho mas baratas que en Canarias, sin que ello pueda achacarse en la mayoría de los casos a diferencias de costes o deficiencias en las estructuras comerciales. Los datos de diferencia de presión fiscal que se nos presentan continuamente a favor de Canarias no se corresponden con la realidad de las ventas y el esfuerzo fiscal de los distintos sectores. Si continuamos con la filosofía de la recaudación y con el objetivo del déficit si, déficit no, no estamos avanzando en una fiscalidad moderna que debe de estar siempre a favor del ciudadano, del desarrollo y de la riqueza. Hacia una administración moderna.

Tenemos una Administración sobredimensionada con multitud de entidades, instituciones, ayuntamientos, organismos y empresas públicas, gestionando, muchas veces mal, presupuestos elevados con cifras que apenas se conocen o se conocen tarde y de forma parcial. La renovación tecnológica, la simplificación de procedimientos (ventanillas únicas), la coordinación entre administraciones deben ser objetivos prioritarios. Junto a ellos otros objetivos deberían ser: La transparencia en la gestión. La accesibilidad a los servicios y prestaciones ofrecidos a los ciudadanos.

Promover el desarrollo y aprovechamiento de los empleados públicos. Implementar programas de gestión de calidad en las administraciones.

Desarrollar las tecnologías de la comunicación y la información en relación con el ciudadano de manera que esta pueda realizar toda su gestión con las administraciones públicas a distancia.

Acabar nuestras infraestructuras

En el capítulo de transportes e infraestructuras quedan pendientes por ejecutar muchas obras importantes para nuestra Isla, algo que nos exigirá esfuerzos e imaginación para encontrar incluso nuevas vías de cooperación público-privadas en su financiación. Sólo recordar las fases que quedan pendientes de la circunvalación, el tramo Puerto Rico-Mogán, la conexión Arucas-Agaete, el desvío de la GC 1 en la zona del aeropuerto, la vía tangencial de Telde, la segunda pista del aeropuerto de Gran Canaria, todo el desarrollo de Puertos del Estado, tanto en Salinetas como en Arinaga, el desbloqueo de todos los puertos deportivos pendientes en el sur de la isla, así como, las obras pendientes en aguas, medio ambiente, etc., todo ello dirigido a favorecer la movilidad interna y la mejora de los servicios.

De manera especial nos embarga la inquietud respecto al futuro de nuestros aeropuertos. Con distancias entre pistas inferiores a 1.300 m. se pierde agilidad y seguridad; al no poderse garantizar con la comodidad y diligencia debida operaciones de entrada y salida paralelas sólo simultáneas, acrecentándose por tanto nuestra incertidumbre ante la eficiencia de nuestras infraestructuras en el futuro. Asimismo, respecto a nuestro Puerto de la Luz y de Las Palmas, seguimos apostando por las mejoras en su desarrollo que tan buenos resultados ha obtenido en los movimientos de contenedores, instalaciones frigoríficas, tráfico de cruceros y pasajeros, tráfico de transbordos, etc., que lo han convertido en uno de los puertos de mayor crecimiento de toda España en los últimos años.

Debemos de tener como objetivo la captación de nuevos tráficos, y la recuperación de la Base Naval como futura terminal de cruceros. La evolución del actual sistema de transporte canario debe situarse dentro del marco mundial que está llevando a la desregulación de los mercados, la introducción de competencia siempre que sea posible. Por tanto pensamos que en condiciones ideales de competencia la mejor regulación es la no regulación. Es verdad que en Canarias también se ha participado en algunas de las tendencias desreguladoras pero queda mucho camino por andar. Un ejemplo lo tenemos en el transporte aéreo y marítimo donde quedan por resolver algunas situaciones, como las de estiba y desestiba en puertos que inciden negativamente sobre la competitividad de algunas actividades caso, por ejemplo, de la pesca.

(...) Con todo seguimos sin comprender el efecto perseguido por nuestras autoridades con la introducción de nuevos sistemas de transporte urbano y colectivo como los del tranvía urbano o el tren ligero con inversiones que carecen de demanda determinada y de difícil encaje dentro de un sistema integrado de transporte terrestre insular. Inversiones que impactan de forma importante sobre el presupuesto de las administraciones que soportarán el coste de amortización y mantenimiento, tanto del tren como del tranvía. Que repercuten sobre el empleo, pues pueden desaparecer algunas líneas de transporte que ya existen. Que inciden directamente sobre el medio ambiente por los efectos derivados de la construcción de sus infraestructuras; y, que apenas dejan margen para hablar de ahorros en tiempo, de creación de rutas y paradas o de cambios sustanciales en el propio uso del transporte privado en Canarias.

Viabilidad de la sanidad.

En lo que se refiere al sector sanitario manifestamos una vez más nuestra preocupación por el crecimiento desorbitado de gasto a resultas principalmente de un consumo cada vez más abusivo de medicamentos, muchos de ellos sin apenas valor terapéutico. apuesta por la innovación. El desarrollo del capital humano, científico y tecnológico se convierte en un eje fundamental para el desarrollo de nuestras empresas. Sólo a través de un adecuado sistema de ciencia, tecnología y de recursos humanos se ayuda a fortalecer nuestra competitividad. Además, esto trasladado en forma de transmisión de conocimiento, innovación y personal cualificado hará que nuestras empresas se desarrollen en una economía moderna"."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres